Video - Parto gemelar por cesárea

Video - Parto gemelar por cesárea

0 Cometarios Categoría: Parto

La decisión de practicar una cesárea sólo puede asumirla el obstetra que controla el embarazo. Éste valorará si es oportuna o si, por el contrario, es más beneficioso tanto para el niño como para la madre un parto natural. En ningún caso se aconseja programar una cesárea por otros motivos, como por miedo injustificado al parto vaginal o para saber la fecha exacta en que nacerá el bebé.

¿Cómo se realiza una cesárea?

En las cesáreas planificadas, la pacienteingresa el mismo día de la operación a las 8 de la mañana y debe seguir una dieta absoluta. Se confirman las diferentes pruebas (analítica del tercer trimestre extraída, ecografías, vitalidad fetal con ventana de RCTE…), así como que todos los consentimientos informados han sido cumplimentados. Después se prescribe a la madre antibioterapia profiláctica y se le administran medicamentos para evitar una tromboembolia.

Por lo general la pareja puede permanecer con ella durante toda la preparación para la operación y también durante la cesárea en sí misma, salvo que algo vaya mal durante la intervención.

A continuación se coloca un catéter en la vejiga, se higieniza la zona operatoria con antisépticos especiales y se cubre el cuerpo con telas especialmente esterilizadas, una de las cuales cubre y separa en forma de telón la zona frente a la cara para que sea imposible ver al equipo quirúrgico trabajando.

En la mayor parte de los partos por cesárea se usa anestesia epidural, por lo que la mujer está despierta durante el proceso. Aunque no se nota el dolor de la incisión, sí se puede sentir cierta presión y al médico operando.

Una vez que la anestesia ha actuado el cirujano realiza una incisión horizontal sobre la piel, justo por encima del hueso púbico. En la actualidad, y gracias al corte horizontal que se practica, la cicatriz es muy pequeña y apenas se verá, ya que queda tapada por el vello púbico. Los músculos abdominales no son cortados, pero se echan a un lado. Después de cortar cinco tejidos diferentes (piel, grasa subcutánea, aponeurosis muscular y peritoneo parietal), se alcanza la superficie del útero donde se realiza una incisión horizontal similar a la de la piel y se extrae al bebé a través de las incisiones, se corta el cordón y se entrega el niño a la comadrona.

Mientras él es revisado, el cirujano completa la extracción de la placenta y membranas ovulares, revisa que todo esté bien y comienza a suturar todas las capas de tejidos que han sido cortadas. Durante esta etapa de la operación es normal sentir náuseas e incluso vomitar.

Desde que se realiza la primera incisión hasta que el primer bebé ha nacido no pasan más de diez minutos. El proceso completo puede durar  más de una hora, ya que se puede llegar a tardar 45 minutos en suturar la herida.

¿Cómo es la recuperación de la cesárea?

Mientras se elimina la anestesia se siente cierto malestar general y aturdimiento. Normalmente se permanece entre 3 y 5 días después de la cirugía en el hospital. Antes de que se cumplan las 24 horas (si todo va bien), la mujer ya puede levantarse de la cama y dar pequeños paseos. Después de este tiempo, ya sin catéter indovenoso ni urinario, se comienza con la ingesta de comidas blandas. La retirada de la sonda puede resultarte un poco desagradable. Notarás una sensación de escozor o quemazón, pero no temas porque no te dolerá.

Por lo general, la recuperación es más lenta que en un parto vaginal, claro que hay muchas mujeres que se recuperan rápidamente. Tras la cesárea se han descrito molestias en la cicatriz de hasta un año de duración, con incomodidad al mantener relaciones sexuales, en los movimientos… eso sin contar con que suelen tener bastantes gases durante el puerperio y molestias tras el sondaje vesical.

El nacimiento por cesárea no interfiere en la producción de leche, así que podrás dar el pecho a tu hijo. Sin embargo sostener al bebé en brazos puede resultarte complicado debido a que el peso del niño sobre la cicatriz puede dolerte. Intenta encontrar posturas alternativas que te permitan hacerlo. Por ejemplo, túmbate de costado y coloca al bebé junto a ti en la cama o apóyale sobre almohadas bajo tu brazo.

El apoyo de tu pareja y de la familia en general es esencial en las primeras semanas, ya que todo cuesta el \"doble\".

Durante las primeras semanas te recomendarán tomarte las cosas con mucha calma: limita las labores domésticas, no subas escaleras, no levantes mucha carga ni conduzcas.

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta

Búsquedas más populares