0 comentarios (0 voto)

A la hora del dar el pecho al bebé, es importante estar cómoda.

Ya sea sentada o tumbada, asegúrate de que todo el cuerpo del bebé esté inclinado hacia ti, así será más sencillo que se enganche a la primera.

También puedes utilizar la ayuda de un cojín de lactancia. Sentada, mantén los pies planos en el suelo. Coloca un almohadón o un cojín de lactancia sobre tu regazo y apoya en él al bebé.

Otra forma es hacerlo tumbada. Esta postura resulta muy útil cuando estás cansada o si te han practicado una cesárea y no quieres que el peso del bebé se apoye en la cicatriz.

Túmbate de lado y coloca al niño junto a ti de modo que pueda alcanzar el pecho inferior.

Categoria: Bebe

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo