necesito informacion sobre las defensas.

necesito informacion sobre las defensas.

tengo una peque de 10 meses y no para de ponerseme malita eso es normal,como puedo saber si es de las defensas,gracias

1 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Discusión

monimaga
Enviado por el día 22-09-2009
http://pekebebe.com/2232-ayuda-tu-bebe-fortalecer-sus-defensas necesito informacion sobre las defensas. tengo una peque de 10 meses y no para de ponerseme malita eso es normal,como puedo saber si es de las defensas,gracias Hola mami26, La mayoría de los niños que se enferman a menudo, son niños sanos, que sólo tienen un problema de inmadurez en su sistema defensivo, fenómeno normal que se corregirá con el tiempo. Para explicarlo de una manera sencilla: si se estudia los niveles de inmunoglobulinas ( una parte del complejo sistema inmune del organismo) a distintas edades , curiosamente se observa cómo el recién nacido tiene unos niveles “adultos” , que rapidamente caen en los primeros meses de vida a valores en torno al 50% o menos de los iniciales y que no recuperan hasta los 4-6 años. El recién nacido tiene las inmunoglobulinas que le ha proporcionado la madre a través de la placenta, pero como la vida media de dichas inmunoglobulinas es corta, a los pocos meses se produce dicha bajada y el lactante debe empezar a producirlas por sí mismo, hacerlo de manera eficiente, le va a costar unos 4-5 años aproximadamente. Es decir, al nacer los bebes tienen muchas defensas que les ha dejado la mama, pero estás defensas pronto desaparecen y el bebe tiene que desarrollar las suyas propias pero como aún se está desarrollando lo hace muy lentamente y no consigue un buen sistema inmune hasta los 4-5 años de vida. Por eso se recomienda la lactancia materna a los bebes y más aún si son prematuros, ya que através de la leche materna, la mama le sigue aportando defensas a su pequeño. Además, los nuevos modelos sociales, con la incorporación de la mujer al mercado de trabajo y el papel cada vez menos protagonista de los abuelos en el cuidado de los niños, han propiciado que éstos ingresen de manera precoz en las guarderías. Estos dos hechos, explicarían por qué muchos niños pequeños enferman con frecuencia, por un lado ya no tienen lactancia materna (no hay aporte de defensas) y por el otro están en contacto con otros niños (que a su vez entran en contacto con otro tipo de virus). No obstante, es cierto que hay niños que apenas padecen infecciones, frente a otros que siempre están enfermos (incluso sin ir a la guardería), y es que de la misma manera que hay lactantes que dan sus primeros pasos a los 9 meses, otros no caminan casi hasta los 2 años; es decir el ritmo madurativo no es igual para todos, tampoco en relación al Sistema Inmune; de tal forma, que en algunos niños la caída inicial de inmunoglobulinas (y de otros componentes inmunológicos) es más pronunciada y posteriormente tardan más en producir unos buenos niveles defensivos. Ante un niño con infecciones repetidas, el se deberá valorar en primer lugar la frecuencia y la gravedad de las mismas. En muchas ocasiones, lo que se refiere como un proceso que dura semanas o meses, no es en realidad más que la sucesión de distintas infecciones que apenas dejan días libres de síntomas entre ellas. En los 2-3 primeros años de vida se considera normal que el niño tramite unos 8-10 procesos infecciosos al año; si tenemos en cuenta que en los meses de verano son mucho menos habituales, la consecuencia es que durante el invierno puede haber meses en que se produzcan 2-3 cuadros de infección. Respecto a la gravedad, generalmente en niños sanos se trata de procesos de menor gravedad (infecciones respiratorias altas, diarreas...) sin repercusión en el estado general y crecimiento. En estos casos, habitualmente no será necesario realizar ninguna exploración complementaria o a lo sumo una analítica general que nos podría detectar un déficit de hierro (que puede favorecer las infecciones), o unos niveles de inmunoglobulinas en la franja baja de la normalidad. Además, la ausencia de resultados patológicos o enfermedad contribuirá a disminuir la ansiedad familiar. Por contra, cuando se trata de infecciones graves, por gérmenes poco habituales, que responden mal al tratamiento, que comienzan desde la etapa de recién nacido, que afectan al desarrollo ... podemos estar frente a una situación de verdadera inmunodeficiencia (falta de defensas), lo que sí constituye en general un serio problema pero que afortunadamente es poco frecuente. Para reforzar o mantener el buen estado de las defensas de tu hija éste debe tener una buena alimentación, además de : no fumar dentro de su entorno y procurar que no permanezca mucho tiempo en lugares cerrados con fumadores a su alrededor. No abuses suministrándole antibióticos, ya que disminuye la resistencia a algunos tratamientos. No olvides tampoco llevar a cabo puntualmente la cartilla de vacunación, pues las vacunas son un factor importantísimo para su protección. En resumen, es muy normal que los peques de la casa estén a menudo malitos debido a que sus defensas son menores, lo mejor es protegerlo de los agentes que causan estás enfermedades poco graves y muy cotidianas como no exponerlos a las corrientes de aire (evitar enfriamientos, refriados,...), que tengan buena alimentación en general (los alimentos que sean naturales y frescos, las verduras y frutas lavarlas bien antes de que se las coman),... Pero si crres que tú hija puede tener un problema mayor en base a sus defensas. Deberías acudir a tú pediatra y comentarselo, para que tras una revisión a tú pequeña, valore si realmente existe un problema serio que requiera tratamiento. El será quien mejor te diga los pasos a seguir para mejorar las defensas de tú pequeña. Espero haberte ayudado. Saludos a las dos, Monimaga.

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta