como saber si mi bebe tiene colico del lantante y que hacer ,no para de llorar

como saber si mi bebe tiene colico del lantante y que hacer ,no para de llorar

como saber si mi bebe tiene colico del lantante y que hacer ,no para de llorar

4 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Discusión

Me interesa mucho esta pagina ya que soy primeriza y no se nada del tema bebes apenas
buenos consejos, felicidades
esero que esto me ayude y responda mis preguntas...!!gracias
Hola saborido, Te explico: el cólico del lactante se define por, crisis de llanto inconsolables e intensas que se producen normalmente por la tarde y van acompañadas de distensión abdominal, flexión de las piernas sobre el abdomen y enrojecimiento cutáneo en niños que por lo demás, están sanos. Es un llanto que no está causado por un problema médico (ej.: hernia, infección) y es un proceso autolimitado (que desaparece entre el tercer y cuarto mes de vida). Es independiente del tipo de lactancia (materna o artificial). Se trata de un problema frecuente y que varía en duración e intensidad según el bebé. Suele iniciarse hacia la 2ª semana de vida del bebé, llegando a su máximo hacia la 6ª semana, cuando empieza a mejorar, desapareciendo y hacia la 12ª semana. Si después del 3º mes no han desaparecido los cólicos, es aconsejable acudir al pediatra y considerar otro diagnóstico (ej.: reflujos). A pesar de las investigaciones que hay sobre cólicos del lactante no se conoce con exactitud su causa. El cólico del lactante se caracteriza por un llanto excesivo y sin motivo aparente, que presenta a diario a un bebé sano. Éste llanto suele aparecer diariamente desde el atardecer hasta entrada la madrugada, pero también a cualquier otra hora, el niño empieza a llorar de forma inconsolable, gritando y encogiendo las piernas como si le doliera el vientre, que puede observarse algo abombado y lleno de gases que a menudo elimina en forma de ventosidades. No todos los niños que lloran cada tarde padecen un cólico del lactante. Es habitual que entre las seis y las doce de la noche los bebés estén más nerviosos (y los padres más cansados) y se acepta como normal que lloren hasta un máximo de tres horas a las seis semanas de vida, disminuyendo a partir de entonces hasta una o dos horas diarias las horas de llanto a los tres meses. CÓMO SUPERAR EL CÓLICO DEL LACTANTE Como es un problema de causa desconocida, no hay medicamentos que lo eliminen, pero siguiendo estás recomendaciones podeís hacerlo más leve y fácil de sobrellevar, siguiendo siempre, las indicaciones de vuestro pediatra, quizá crea conveniente empezar por descartar una alergia a la leche de vaca. - Si tú bebe se alimenta del pecho materno, la mamá debería eliminar de su dieta cualquier excitante, aunque pequeñas cantidades de cafeína no suelen afectar al bebé (ya que estás pasan através de la leche materna), en estos casos conviene suprimir totalmente café, té y bebidas que la contengan, al menos a título de prueba. - Combatir los gases. Procurar que trague el menor aire posible con el biberón (tetina siempre llena de leche y orificio de tamaño adecuado) y que eructe bien después de las tomas. - Anticiparos al problema. En muchos casos, el llanto se inicia casi siempre a una misma hora, de forma que si se le saca a pasear en el cochecito un rato antes, es posible que pase el momento crítico dormido. - Descartar con calma otras causas de llanto. Aunque ya se sepa por experiencia que no es el hambre ni el calor, ni la suciedad, ni la falta de compañía lo que le hace llorar, comprobarlo rutinariamente con una actitud tranquila, hablándole con suavidad, tratando de transmitirle seguridad y confianza. - Aplicar técnicas para tranquilizarlo. Movimiento, contacto físico, masaje, música o sonidos pueden calmarle más o menos transitoriamente. Pasear con el bebé en la mochila, acunarle o descansar con él acostado sobre el vientre suele ser lo más eficaz. - Tener siempre presente la convicción de que el niño está sano y que no tiene ningún problema de salud, por lo que conviene acudir al pediatra y sea él quien os confirme que vuestro bebe está sano y que sólo se trata de eso, cólicos del lactante. Ya que si a la frustración y agotamiento que causa el llanto inconsolable del bebé a los papás se le añaden dudas sobre su salud, será casi imposible mantener la calma que conviene transmitirle en esos momentos a vuestro hijo. - Aceptar el llanto del bebé y acompañarle. Pretender que calle como sea sólo sirve para poneros todos más nerviosos. Por el contrario, una actitud comprensiva y paciente le puede ser de gran ayuda a vuestro bebé en esos momentos. - Descansar y tener ayuda. Es fundamental llegar a las horas difíciles con el máximo de energías y disponer de ayuda para poder turnarse. En definitiva, el llanto suele aparecer al atardecer, es inconsolable y sin motivo aparente. Ante esto, debeís tratar de mantener la calma una vez sabeis que vuestro hijo no tiene ningún problema de salud y transmitirle serenidad y tranquilidad para que él se sienta seguro y protegido. Vuestro hijo no es el único que ha sufrido esos cólicos, la primera noche que a mi hija le dio el cólico, estabamos mi marido y yo asustadísimos eramos primerizos, era muy tarde y ¿a quién ibamos a llamar para preguntarle que podiamos hacer? y la niña no dejaba de llorar desconsoladamente y por más que le cogíamos en brazos, la acunabamos, intentabamos que cogiera el pecho,...nada no habia forma de consolarla hasta que, a eso de las tres de la mañana cuando casi vamos a urgencias, por fin ceso y se quedó plácidamente dormidita. Al día siguiente, telefonazos a los abuelos a ver que podia ser (ya que ellos nos habian criado algo podrían indicarnos) y todos igual, eso es normal los niños a esa edad son muy llorones. A la mañana siguiente del cólico, mi hija se desperto como cualquier otro día sin ningún problema ni dolores que indicarán que se encontraba mal, así que nuestra preocupación disminuyó, pero me puse a investigar en las revistas de bebés que tenía en casa y descubrí ese temido cólico del lactante. En la revista aparecian una serie de consejos que fui llevando a cabo ya que durante algunas semanas esto se produjo casi a diario, pero gracias a los consejos de la revista fueron muchísimo más leves que el primero y de menor tiempo e intensidad. Nuestra revisión con el pediatra nos tocaba en esa semana en la que le dió el cólico y nuestra pediatra nos sacó de dudas, nuestra pequeña estaba sanita y lo que habia sucedido se trataba del cólico del lactante. Los consejillos: - Por la tarde prepararle a vuestro bebé un baño de agua tibia que lo relaje, con música clásica de fondo mientras lo bañais que a los bebés les gusta mucho y los relaja (venden Cd´s de música clásica especiales para bebés o sino descargaroslos por internet). Tras el baño bien mamá ó papá (se recomienda que papá lo bañe y le de el masajito para que ambos padre e hijo creen un vinculo afectivo), por donde iba tras el baño, colocais a vuestro peque en una habitación con una temperatura donde pueda estar desnudito sin pasar frío, cómodo y seguro para que no se caiga si se mueve (nosotras mami e hija nos colocábamos en la cama de matrimonio). Y el que va a dar el masaje también debe estar cómodo y relajado para evitar pasar tensiones al bebé. Igual que en el baño pon música clásica de fondo. Una vez estaís cómodos con todo lo que vais a necesitar a mano (la crema, pañales, la ropita para ponerle,..) y no vais a ser interumpidos, empezamos el masaje: * Tumba a tu bebé boca arriba, con sus pies cerca de ti. * Comenzamos calentando la cremita previamente echandonosla nosotros primero en las palmas de las manos y las frotamos. * Empieza con un suave masaje en los hombros con las yemas de tus dedos y baja acariciándole hasta la zona del bajo vientre. Dale un buen masaje en los brazos, desde los hombros a las muñecas. Para ello forma un anillo con tus dedos índice y pulgar en torno al bracito del bebé. Ten mucho cuidado al llegar al codo pues es una región muy sensible. Detente en la muñeca y práctica movimientos giratorios. Recuerda, siempre con suavidad. Como estás, con las muñecas cogidas, cruza sus manos una tras otra y después júntalas. Este movimiento suele gustar al bebé…no dudes en repetirlo. Con nuestras manos formando un anillo alrededor del brazo como hemos dicho anteriormente, efectúa movimientos muy suaves y delicados realizando un movimiento rotatorio, como si atornillases. * Pasemos a las piernas y los pies coge su mano izquierda y júntala con su pie derecho. Esto se llama gesto cruzado y es un ejercicio de coordinación. Ahora coge sus dos pies y crúzalos primero por delantes y luego por detrás. Repite el movimiento varias veces, alternando. * Pasemos a los pies coge su mano izquierda y júntala con su pie derecho. Esto se llama gesto cruzado y es un ejercicio de coordinación. Ahora coge sus dos pies y crúzalos primero por delantes y luego por detrás. Repite el movimiento varias veces, alternando. Ahora vamos a masajearle los pies. El masaje en la planta de los pies es sumamente relajante. Aquí podemos realizar varios movimientos: puedes comenzar presionando los deditos, luego recorre la planta y vuelve a los dedos. Con el pulgar presiona ligeramente la planta del pie. Acaricia suavemente cada dedito. El masaje en los pies también ayuda a aliviar el dolor de estómago. * Vamos a masajear el estomago de nuestro bebé. Aquí el masaje debe empezar siempre por debajo de las costillas. Para ello acaricia el vientre moviendo las manos en forma circular en el sentido del reloj. Después, seguimos con las yemas de los dedos ejerciéndo una ligera presión como si caminaramos con los dedos de un lado al otro (desde un lado de la cintura hacia el otro, siempre debemos terminar en la cadera izquierda que es por donde se encuentra el final del intestino grueso ayudando así a los gases a llegar a su punto de salida), mientras realizas ésta última técnica si ejerces la suficiente presión notarás como se van movilizando los gases bajo tus dedos. Estas dos técnicas movilizarán los gases y le ayudará a explusarlos, muy conveniente en el caso del cólico del lactante. * Ahora coloca al bebé boca abajo comenzamos con movimientos largos y lentos que vayan desde la cabeza, el cuello, la espalda hasta las piernas, siempre hacia abajo y en una sola dirección. Ahora masajea suavemente los hombros y la espalda con las yemas de tus dedos, con movimientos en pequeños círculos. No debes masajear la columna vertebral del bebé, sólo coloca las manos y deja que el bebé sienta tu calor. Para finalizar el masaje realiza movimientos lentos y suaves, bajando desde la cabeza y la espalda hasta los dedos de los pies, suave y cariñosamente. El masaje debe ser muy suave, casi con caricias, tocando suavemente la superficie de la piel o moviendo suavemente los músculos. En las áreas pequeñas del cuerpo, como pueden ser la parte anterior del cuello o la cabeza sólo usa las yemas de los dedos. En las áreas grandes como la espalda o el estomago usa la parte grande de las manos, los dedos o la palma de la mano. Esto le rejará y tranquilizará , para los cólicos insite en realizar los movimientos del estómago para que movilice los gases y le ayudes a expulsarlos. _ Cuando realices el cambio de pañal aprovecha para movilizar su intestino, esto lo puedes hacer cogiendole las piernecitas y llevándoselas hacia su barriguita, realiza esto unas cuantas 4-5 veces, mejorará su motilidad intestinal, favoreciéno la evacuación de las cacotas y los gases. - Cuando ya se encuentra tú bebé en el momento crítico, llevalo a una habitación tranquila donde nadie os interrumpa, con una luz tenue y una buena temperatura, coloca música clásica para bebés o cantale tú su canción favorita y prueba a cogerlo de la siguiente manera: tú de pie coges a tú pequeño boca abajo entre tus brazos con una mano bajo su barriguita y con la otra sujetándolo, y lo meces de forma que vas dejando caer tú peso sobre un pie y después sobre el otro balanceándole como si fuera un barco (notarás como bajo tú mano se mueven los gases y verás como son expulsados, a mi hija le encantaba ésta postura y le aliviaba muchísimo). Sino funciona prueba a realizarle los masajes en la barriguita y la técnica de llevarle las piernecitas a la barriga. La cuestión es tranquilizarlo y poco a poco pasará la crisis. - Mantened siempre mucha calma y serenidad para transmitirsela a vuestro pequeño. Parecen muchas cosa juntas e imposibles de realizar, pero con práctica, le cogeís el truco enseguida. Y ya sabeis primero debeís aseguraros que vuestro bebé estás sanito, que en el momento del llanto no está pidiendo otra cosa (aunque cuando os pase varias veces ya reconocereis el tipo de llanto que es distinto al de "tengo habre", "tengo el pañal sucio",... Espero haberte ayudado. Y mucha paciencia está etapa pasará como otras muchas, con los bebés cada etapa es una nueva experiencia. Un Saludo Monimaga.

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta