Cómo buscar un espacio propio para descansar de la familia

Cómo buscar un espacio propio para descansar de la familia
comparte

Ser madre es, sin duda, maravilloso. Ver sonreír a tus hijos y abrazarlos o besarlos es una sensación única. El amor que se siente hacia los hijos es tan grande que duele. Llena todo tu ser y te cambia por completo. Pero que estés totalmente enamorada de tus hijos y los adores no significa que no necesites, de vez en cuando, tener tiempo para ti y alejarte un poco de tu familia.

El trabajo, la casa, los hijos, la educación, los problemas, la pareja… tenemos tantos frentes abiertos que es normal que a veces sintamos que no podemos más y queramos coger las maletas y largarnos una temporada de casa para olvidarnos de todo.


El estilo de vida actual de la mayoría de las personas es muy estresante, especialmente si tenemos hijos. Desde primera hora de la mañana hasta que conseguimos irnos a dormir no paramos de hacer cosas y pensar en todo lo que tenemos que hacer todavía. Y cuando llegamos a casa después del trabajo y no paramos de oír a los niños discutir, lo único que queremos es encerrarlos en su habitación con llave y ponernos una copa de vino mientras nos damos un baño relajante. Pero cuando ese pensamiento nos pasa por la cabeza, nos sentimos malas madres y corremos a jugar con ellos y hacerlos todo el caso posible intentando no gritarlos ni regañarlos. Complicado ¿no?


El problema es que muchas veces nos centramos en nuestro papel de madre y relegamos los demás (pareja, amigos, hija, mujer), un gran error ya que no se es peor madre por querer tener tiempo para una misma, para salir a cenar con la pareja o para salir con las amigas. Al contrario, descansar de vez en cuando de la familia puede resultar muy beneficioso para nuestra salud mental e incluso mejorar nuestra relación con nuestros hijos.

No te puedes perder ...


Los hijos son maravillosos, pero también agotadores. Si eres de las que se pasan la tarde sola con los niños porque el marido trabaja hasta la noche, es normal que necesites tiempo para ti. Y si no, también. Pero es posible que encontrar un espacio propio no te resulte tan sencillo, así que puedes echar un ojo a estos consejos:


1- Tu habitación es tu refugio. Deja claro a tus hijos que no pueden entrar a tu habitación a jugar ni ver la televisión y que si estás dentro con la puerta cerrada, deben llamar antes de entrar. De este modo, si se acostumbran a no estar todo el rato por tu habitación, podrás refugiarte allí mientras juegan, hacen los deberes o ven la televisión y descansar, aunque solo sea 15 minutos, de todo. Puedes tumbarte un rato, leer, escuchar música o llamar por teléfono. Lo que sea para cambiar el chip. Y si tienes baño en tu habitación, nada mejor que un baño relajante con música y sales.


Es importante que cada miembro de la familia tenga un espacio propio. Si tus hijos comparten habitación, quizá puedas crear dos zonas diferentes en la habitación o que uno de ellos se monte su “guarida” en la terraza, el cuarto de estar… Así, cuando estés en tu habitación y no quieras ver a nadie, ellos sabrán que pueden hacer lo mismo en su zona propia y respetarán mejor tu espacio.


2- Día libre. Debes tener una tarde o un día libre a la semana para poder hacer lo que quieras, aunque no sea nada más que salir a dar un paseo. Y, a no ser que pase algo grave, debes aprovechar ese rato para ti y tus cosas. Puedes ir de compras, quedar con una amiga, ir al cine, a ver una exposición… Habla con tu pareja para que cada uno pueda tener un rato libre a la semana para dedicarlo a sí mismo. Y, cuando sea posible, dejad a los niños con algún familiar o una canguro para que también podáis tener tiempo solos en pareja para reforzar vuestra relación.


3- Aprovecha las actividades de tus hijos. Entre las actividades extraescolares, los cumpleaños y las quedadas con los amigos seguro que sacas tiempo sin niños. Aprovecha esos ratos para descansar de la familia y dedicarte tiempo a ti misma. Si llevas a los niños a natación, por ejemplo, puede ser buena idea que aproveches y tú también nades o vayas al gimnasio durante ese rato. Así, a la vez que haces ejercicio y te mantienes en forma, liberas tensiones y hormonas de la felicidad para sentirte mejor y con más ganas para seguir cuidando de tu familia.


En definitiva, busca tiempo y espacios para ti misma y no te sientas mal por ello ya que es normal que a veces estés cansada y necesites alejarte de tu familia, aunque solo sea media hora. Eso no es ser mala madre ni esposa y, de hecho, te ayudará a ser mejor en ambos roles ya que cuando una persona está feliz y relajada puede dedicarse mejor a todas las parcelas de su vida. 30 minutos al día para ti sola pueden hacerte mucho mejor madre.

 

 


Te puede interesar:
Aunque parezca extraño, algunas embarazadas se preguntan cómo subir de peso en el embarazo ya que no todas adquieren el peso adecuado conforme van pasando los meses. Por ello, es importante acudir al obstetra para que pueda valorar la situación.


Fecha de actualización: 26-09-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>