Nombres medievales

Nombres medievales

Comentarios0 comentarios
Comparte
Nombres medievales

La Edad Media dura desde el siglo V hasta el siglo XV. En España, son años de Reconquista tras la invasión musulmana, que culmina en 1492 con la toma de Granada por los Reyes Católicos. ¿Quieres saber qué nombres eran los más usuales en esta época?

 

Tras la invasión de la Península por parte de los romanos primero, y después de los pueblos visigodos, la mayoría de nombres de los españoles de la Edad Media eran de origen hebreo, griego, latino o germánico. Asimismo, estaban muy influidos por el cristianismo, religión mayoritaria en toda la parte de la Península que no estaba conquistada por los musulmanes.

Los apellidos de esta época hacían referencia al lugar del que provenía la persona, su oficio o el nombre de su padre (Sancho-Sánchez = hijo de Sancho). Prácticamente todos los apellidos que usamos actualmente vienen de esta época.

Muchos de los nombres de esta época se han vuelto a poner de moda últimamente. ¿Quieres conocerlos?

Nombres masculinos

Alfonso: Es un nombre de origen germánico que proviene de los términos adal, que significa “estirpe noble” y funs, “preparado, competente, listo”. Es el nombre de muchos reyes españoles, desde Alfonso I de Asturias (que reinó en el siglo  VIII), hasta Alfonso XIII, abuelo del actual Rey Juan Carlos.

Alonso: Es una variante de Alfonso, por lo tanto su significado es el mismo: “de estirpe noble y preparado para el combate”.

Alvar: Nombre de origen germánico, variante de Álvaro. Su significado es “totalmente prudente”.

Beltrán: Nombre de origen germánico que proviene del término Berathraban “cuervo ilustre”, símbolo de la inteligencia y la memoria.

Dante: Es un nombre de origen latino que significa “el de carácter firme”. Es un nombre bastante conocido gracias al poeta italiano del siglo XIII-XIV Dante Alighieri, cuya obra más famosa es La Divina Comedia.

Diego: Es un nombre español que deriva del hebreo Ya´qop (Jacobo) que significa “sostenido por el talón” según unas versiones o “Dios compensará” para otros. El nombre Diego tiene también influencia del término griego didachos, que significa “instruido, didáctico”.

Durán: Derivado del verbo latino durare "durar", su significado más concreto es "endurecer" o "preservar".

Enrique: Procede del germánico, de la unión de las voces haim, "casa, patria", y rik o rich, "jefe, mando, poder". Significa literalmente "el príncipe de la casa", "aquel que tiene el poder dentro de su territorio". Es un nombre muy común en muchas casas reales, sobre todo Inglaterra, Francia y Alemania. En España hubo 4 reyes con este nombre, todos reyes de Castilla, entre el año 1214 y el año 1474.

Fernando: Deriva del término germánico Firthunands, formado por la palabra firthu, "paz" o "libertad" y la palabra nands, "audaz", "valeroso" o "temerario". Podría significar “vida aventurera” o "el que se atreve a todo por la paz". Un nombre muy común entre la realeza española con cuatro reyes con este nombre en el reino de Castilla y León, dos en Aragón y dos en la España ya unificada. Uno de los más famosos es Fernando el Católico.

Flaín: Este nombre proviene del latín Flavinus, que significa “amarillo dorado, rubio”.

Froilán: Nombre de origen germánico que significa “señor de la tierra”. Deriva de frauji “señor” y land “tierra”.

García: García es un apellido patronímico de origen vasco. Según algunos procede del término gaztea cuyo significado es “joven”. Otros lo relacionan con el significado “peñascal”, y se daba este nombre a las tribus que habitaban cerca de un peñasco.

Gonzalo: Es un nombre de origen germánico, la contracción de Gundisalvo, procede de gundis, "batalla, lucha, combate" y alfs, "elfo o genio". Significa por lo tanto "el genio de la batalla".

Gómez: Es de origen godo, apócope de Gomesco, que significa hijo de Gome (o Gomo). Actualmente es un apellido muy común.

Guillén: Es la forma castellana y aragonesa antigua de Guillermo, difundido por la península Ibérica a partir del catalán Guillem. Su significado es “aquel que va protegido, que lleva casco”.

Hernán: Es una variante antigua de Fernando, un nombre de origen germánico que significa “el atrevido en la paz”, formado por los vocablos firthu, "paz, equilibrio", y nands, "audaz, atrevido".

Iago o Yago: Proviene del hebreo Ya´qob que significa “sostenido por el talón” según unas versiones o “Dios compensará” para otros.

Iñigo: Nombre que procede del vasco Eneko, que significa “mío”. Íñigo Arista o Eneko Aritza (c. 781 — † 852), fue el primer rey de Pamplona entre los años 810-820 y 852.

Jaime: Es otra variante del nombre hebreo Jacob, que significa “sostenido por el talón” según unos o “Dios compensará” para otros. Es el nombre de varios reyes de Aragón, Cataluña y Valencia.

Juan: Procede del hebreo Yehohanan y significa literalmente "Yavé es bueno", "Yavé es misericordioso".

Munio: Deriva del participio latino munis, "obligado, reconocido, impuesto". Fue un nombre muy común entre la nobleza medieval.

Nuño: Proviene del latín y significa “noveno”. Fue un nombre muy popular en la Edad Media.

Ordoño: Su origen y su significado no están muy claro, aunque parece que es de origen vasco. De este nombre proviene el apellido Ordóñez. Hubo varios reyes de León y Asturias con este nombre.

Osorio: Procede del vasco y significa “cazador de osos”. Es el apellido de una familia de grandes de la Corona de Castilla.

Pedro: De origen latino, significa “piedra”. En la Historia de España ha habido muchos reyes con este nombre, sobre todo en Aragón y Castilla.

Pelayo: Nombre de origen griego derivado de pelagius “aquel que tiene voluntad de escoger”. Uno de los personajes históricos con este nombre es Don Pelayo (s. VIII), un caudillo astur que fue uno de los primeros que opuso resistencia a los musulmanes.

Ramiro: Es un nombre de origen germánico que significa “consejo ilustre, famoso”. Fue el nombre de un rey de Asturias, dos de León y otros dos de Aragón.

Ramón: Es la variante catalana del nombre de origen germánico Raimond, que significa “consejo, protección”. Muchos nobles catalanes llevaron este nombre en la Edad Media.

Rodrigo: Nombre formado por la unión de las voces germánicas hruot, "fama", y rich, "jefe, príncipe, poderoso". Su traducción sería "el príncipe afamado", "el jefe ilustre". Es el nombre del último rey visigodo en España (VIII) y del famoso Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid Campeador, famoso caballero y guerrero del siglo XI.

Sancho: De origen latino, este nombre viene de sanctus “santo”. Varios reyes de Castilla y Navarra compartieron este nombre.

Santiago: Es un nombre que procede del término latino “Sante Yago”, haciendo referencia al nombre de varios apóstoles llamado en origen Ya’qob, de donde viene el nombre de Jacobo, Yago y posteriormente Santiago. Su significado es “sostenido por el talón” según unas versiones o “Dios compensará” para otros.

Suero: Es un nombre que era muy común en Asturias, viene del latín Suarius que significa “cuidador de cerdos”. Al principio designaba a la gente que se dedicaba a porquero, pero ya en el siglo X pierde esa connotación.

Telmo: Nombre de origen latino que deriva del vocablo helm: “yelmo, protección”.

Tristán: El origen y significado de este nombre no está nada claro. Para algunos es un nombre galés que significa “tumulto, ruido”; para otros, es de origen celta y significa “el discípulo, el alumno”; y otra tercera versión apunta a un origen germánico, derivado del nombre Thorstein, con lo que significaría “la gema de Thor”.

Velasco: Su origen parece ser vasco y deriva del término en euskera belatz, que significa “halcón” unido al sufijo –sko, que es un diminutivo vasco, lo que significaría “cría de cuervo”. La Casa de Velasco es un linaje nobiliario español originario de las montañas de Santander, que alcanzó, en la Edad Media y Moderna, sus mayores cotas de poder e influencia en el Reino de Castilla.

Vermudo: Escrito hoy en día Bermudo, es un nombre de origen germánico que significa “el humor del oso”. Llegó a España gracias al rey suevo Veremundo, que gobernó en Galicia hacia el año 485. Más tarde, hubo varios reyes en León y Asturias con este nombre.

Nombres femeninos

Aldara: Es un nombre de origen germánico que deriva de los vocablos ald que significa "viejo, respetable, eminente" y war, "sabio".

Alodia: Nombre de origen germánico que significa “tierra libre, tierra íntegra”.

Andregoto: Nombre de origen godo de significado desconocido. Es el nombre de una condesa de Aragón que heredó el trono de su padre en el siglo X, pero al ser mujer, tuvo que casarse para poder acceder al trono.

Berenguela: Nombre de origen germánico que significa: “lanza protectora”. En la Edad Media, hubo varias reinas e hijas de reyes con este nombre.

Berta: Berta es un hipocorístico de un nombre germánico cuyo primer elemento era Berth, "brillo, resplandor, claro".

Blanca: Es un de origen germano. Proviene de la raíz germánica blank “blanco, brillante”. Durante los siglos XII al XV hubo varias reinas en Navarra y Castilla con este nombre.

Elvira: Nombre germánico que procede de los términos athal y wira y significa “aquella que es una noble protectora o consejera”. Era un nombre muy común entre la nobleza.

Fabila: Nombre de origen latino que significa “la que cultiva habas”. Más tarde se hizo más popular la variante Fabiola.

Gadea: Nombre asturleonés que significa "buena, noble, virtuosa". Actualmente es más común como apellido.

Germana: Nombre de origen latín que significa “aquella que viene de Germania”.

Gotina: Es un nombre de origen germánico de significado nada claro muy común en el siglo X en León.

Ilduara: Variante española del nombre germánico Hildewara, que está formado por los elementos hild, "guerrero", y war, "sabio".

Inés: Procede del término griego hagne, que significa "puro, casto".

Isabel: Nombre de origen hebreo que significa “promesa o juramento de Dios”. En España ha habido muchas reinas con este nombre, desde Isabel I de Castilla en el s. XIV, Isabel la Católica o Isabel II en el siglo XIX.

Jimena: Existen dos versiones sobre su origen. La primera contempla que es una variante del nombre hebreo Simeón, y significaría "la que escucha". La otra versión explica que deriva del vasco seme, "hijo". Nombre muy común entre las nobles españolas de la Edad Media.

Juana: Nombre de origen hebreo que significa “Dios es propicio” o “Dios se ha apiadado”. La más famosa de España con este nombre es Juana la Loca, hija de los Reyes Católicos y madre del emperador Carlos I.

Justa: De nombre latino, deriva de la palabra iuss “mandar, ordenar” de donde deriva también la palabra justicia. Significa “que vive y cumple la ley”.

Leonor: Variante de Eleonor, nombre de origen latino que significa “audaz, valiente, fuerte, honorable”. En España ha habido muchas reinas con este nombre, incluyendo a la infanta Leonor, hija de los actuales Príncipes de Asturias.   

María: Nombre de origen hebreo cuyo significado es muy discutido. Para algunos significa “eminente o excelsa”, mientras que otros piensan que su significado es “amada” o “rebelde”. Muy común por la influencia de la Virgen María.

Mansuara: Nombre de origen y significado desconocido.

Mencía: Su origen no está muy claro, pero significa "la indulgente, la benigna". Aunque ahora casi no se use, era muy común en la Edad Media.

Olaya: Es la variante vasca de Eulalia, nombre de origen griego que significa “bien hablada, elocuente”.

Oria: Nombre de origen latino que significa “de oro, dorada”.

Petronila: Proviene del griego Pedro y significa “piedra”. Petronila de Aragón fue reina de Aragón en el siglo XII.

Sol: De origen latino, este nombre hace referencia al astro rey.

Urraca: Nombre de origen incierto, para algunos es un nombre germánico que significa “inclinada a robar”. Estuvo muy extendido durante la Alta Edad Media en el Reino de Pamplona, Aragón, Asturias y León.

¿Quieres ver más nombres para tu bebé?

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta

Búsquedas más populares