Consejos para padres a temprana edad

Consejos para padres a temprana edad
comparte

La OMS (Organización Mundial de la Salud) denomina “el embarazo precoz o adolescente a aquel que se produce en una mujer en etapa de la pubertad entre los 10 y los 19 años”.

Desafortunadamente, este tipo de embarazo se da cuando la mujer está experimentando un desequilibrio hormonal y emocional y su cuerpo aún no ha alcanzado la madurez para una gestación sana, por lo que es de riesgo tanto para la adolescente como para el feto. Generalmente no son embarazos deseados, sino son producto de la inquietud que tienen los adolescentes por experimentar relaciones sexuales sin la información adecuada o producto de violaciones.


En algunos países la cultura, la educación, el entorno o los avances médicos permiten los embarazos precoces, pero esto no evita el riesgo que genera en la madre como en el bebé, cuyas consecuencias pueden ser deformaciones congénitas y durante su desarrollo ya que, como la madre también se encuentra en desarrollo, no ha alcanzado la madurez para proporcionarle al bebé lo necesario para formarse completamente, por lo que en ocasiones el niño muere al nacer o no llega al año de vida.


Los problemas físicos a los que se enfrenta una madre adolescente al no haber completado su madurez en el desarrollo físico pueden generarle fuertes dolores durante la gestación, anemia, que su pelvis sea tan estrecha que en el momento del parto la cabeza del bebé no pueda pasar, causando un parto muy doloroso o derivando en una cesárea o, peor aún, en la muerte del bebé.

No te puedes perder ...


Recordemos que el desequilibrio emocional por el que es común que pase un adolescente también traerá consecuencias en el momento de la crianza del bebé, ya que el embarazo generará un efecto de shock e interrupción de todo su proceso de madurez psicológica como para ahora enfrentar una maternidad responsable cuando aún ella no ha dejado por completo de ser una niña y después de enfrentarse a un embarazo y parto complicado también tendrá que asumir que ahora ya es madre y que no podrá seguir con sus actividades como adolescente, sino con las de un adulto con la gran responsabilidad de criar y educar a un hijo, por lo que puede generarle sentimientos de rechazo al bebé o depresión.


Un embarazo precoz se puede evitar cuando tanto en casa como en la escuela se han orientado e informado adecuadamente a los adolescentes en lo relacionado a su educación sexual y reproductiva.


Cuando la situación familiar de la adolescente es favorable y existe una buena comunicación no existirá un fuerte conflicto para aceptar y apoyar a la adolescente, evitándole así mayores riesgos durante el embarazo que podrían costarle la vida a la madre y al bebé. Así mismo recibirá el apoyo psicológico que necesitará para enfrentar los conflictos sociales.


Si fuera el caso contrario, donde la madre adolescente se encontrara sin el apoyo familiar o de su pareja, será recomendable no desesperarse y recurrir a algún adulto de su confianza para poder recibir la orientación y la atención médica necesaria.


En la actualidad los adolescentes cuentan con todas las herramientas para informarse acerca de cómo llevar su desarrollo sexual sano e informado y evitar enfrentar un embarazo no deseado, recordemos que la educación inicia en la familia, la escuela refuerza y encausa y el estado garantiza y promueve el acceso a la información y los servicios de salud y prevención.


Como padres de una adolescente embarazada debemos ser muy comprensivos, evitemos los regaños, castigos y reproches, es el momento de escucharlas y orientarlas adecuadamente para que juntos enfrenten la situación y salvaguarden la salud física de la futura madre y su bebé. Probablemente surjan sentimientos de culpa, vergüenza, frustración por no haber cuidado y orientado adecuadamente a su hija, dejémoslo de lado y entendamos que es el momento de buscar soluciones para que la adolescente pueda llevar un embarazo saludable. El “hubiera” no existe, es el presente y el ahora el que cuenta.


Los adolescentes varones que serán padres también necesitan ser escuchados y orientados para que asuman su responsabilidad como padres y se involucren en esta nueva etapa que enfrentarán, se sentirán asustados, culpables y muy inseguros por lo que será necesario animarlos y conjuntamente buscar soluciones sin que se le obligue o amenace ya que a la larga será contradictorio. Debemos tener una comunicación y escucha activa para orientarlos y que pueda pensar en su vida futura.


El tener hijos, criarlos y educarlos es un gran reto y cuando se es adolescente el desafío es mayor, aunque en ocasiones la madurez que tienen algunos padres a edad temprana es mayor que los padres de más edad. Los problemas que ellos enfrentarán principalmente serán los económicos, materiales y algunos emocionales, principalmente lograr que sus hijos logren una identidad estable, cuando muchas veces ni ellos mismo la tienen. Se recomienda asistencia de especialistas para trabajar los conflictos emocionales y lograr una paternidad responsable.


Otros aspectos que tendrán que enfrentar son los sacrificios que harán para criar a los hijos, como abandonar temporalmente sus proyectos de vida personales y profesionales y se intensificarán más si el embarazo fue no deseado y no cuentan con el apoyo familiar.


Cuando el embarazo es precoz generalmente los comentarios son negativos, ninguno se preocupa en ese momento de aportar comentarios y consejos positivos, por lo que si eres un padre o madre adolescente te sugerimos veas el lado positivo de tu nueva situación y valores a las personas que realmente te ayudan.


Como madre joven te recuperarás rápidamente después del parto y disfrutarás a tu bebé más rápido, podrás brindarle lo que necesite a tu hijo (a) y ofrecerle lo mejor para que su vida sea muy satisfactoria. Disfrutarás de muchos momentos de su vida porque eres joven y aún tienes salud y ganas de verlos crecer y desarrollarse personalmente y profesionalmente, tu energía y vitalidad son la clave para lograrlo. El apoyo familiar será importante para que puedas ser una buena madre.


Como padre joven, tendrás que enfrentar la responsabilidad de manutención de tu nueva familia y completar tus estudios en el sistema abierto. Irás madurando y los cambios hormonales, emocionales y psicológicos te ayudarán a lograrlo más rápido. Deberás ser un buen ejemplo para tu hijo(a), aprende a escucharlo, conviértete en su amigo y oriéntalo para que tome decisiones acertadas.

Como pareja, no descuidéis vuestra relación amorosa ni la paternidad, debéis
equilibrar bien las emociones. No dejéis de hacer lo que os gusta ni de compartir con vuestras amistades y familiares, todo es importante.


Tener un hijo es la más grande experiencia y satisfacción que el ser humano puede experimentar, tal vez no fue como lo planeasteis, pero encontrad el equilibrio en esta nueva etapa, valorad vuestro esfuerzo, respetaos y quereos que con paciencia y tenacidad lograréis una paternidad responsable y ser un gran ejemplo para vuestros hijos.

 

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una herramienta para calcular el color de ojos según la genética que arroja como resultado la probabilidad de tener uno u otro color en función del color de ojos de los padres.


Fuente:

ALBERCA,Fernando. “Adolescentes. Manual de instrucciones”. Edit. Booket

Rocío Ramos-Paúl, Luis Torres. “Un extraño en casa. Tiembla…llegó la adolescencia”. Editorial Aguilar.

Pilar Guembe, Carlos Goñi. “Es que soy adolescente… y nadie me comprende”. Editorial D. Brouwer.

Pilar Guembe, Carlos Goñi. “No se lo digas a mis padres”. Edit. Booket

Fecha de actualización: 20-09-2018

Redacción: Edgar Corona

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>