¿Cómo hablar de respeto con los adolescentes?

¿Cómo hablar de respeto con los adolescentes?
comparte

No es motivo de alarma que los adolescentes se muestren más agresivos e irrespetuosos de lo normal cuando empiezan a acercarse a la etapa de la adolescencia. Muchas veces simplemente lo hacen por querer llamar la atención, pero se equivocan al hacerlo de esta forma. No están aprendiendo los modales que los padres llevan años intentando inculcarles, pero nunca es tarde para corregirlos.

No te pasa solo a ti

 

Es normal que a veces los padres se sientan desbordados por situaciones provocadas por sus hijos adolescentes. Los conflictos entre padres y adolescentes son normales, es algo típico en la etapa de transición del niño en adulto. En esta etapa el adolescente está más sensible de lo normal, siente que lo tratan como un niño, pero ellos mismos se sienten como adultos (que tampoco son todavía). Y aunque se sienten como adultos no entienden por qué los padres les piden ciertas cosas que conllevan mayor responsabilidad.

 

Conviene establecer, por tanto, una serie de estrategias de diálogo que les hagan sentir valiosos para la familia. Negociar con el adolescente, escuchar sus razones ya que a veces sus prioridades son diferentes a las que las que tú le estás pidiendo. No hay que ceder en todo, de vez en cuando sí, pero otras veces no hay por qué hacerlo.

 

¿Por qué pasa esto?

 

Es común que la gente piense que estos problemas solo los tienen familias desestructuradas, pero esto pasa en todo tipo de familias. Los motivos más comunes de que un adolescente no sea respetuoso son:

No te puedes perder ...

¿Cómo hablar de arte a los niños?

¿Cómo hablar de arte a los niños?

El arte es cualquier actividad o producto realizado con una finalidad estética y comunicativa mediante la cual se expresan ideas, emociones y una visión concreta del mundo mediante diversas técnicas y materiales. El arte forma parte de la humanidad desde los comienzos de la misma y nos diferencia de otras especies animales, por lo que debemos potenciar el arte en los niños desde pequeños y enseñarles a amarlo y entenderlo de una manera didáctica y divertida.

 

 

-haberles dado todo. Por ese motivo hay muchos adolescentes que no toleran la frustración. Esto trae numerosos problemas en un mundo con límites y normas.

-haber criado al niño con un modelo de familia muy autoritaria en las que las normas no se razonan y se deben cumplir porque los padres lo impongan así.

-no tener una guía. Normalmente en el caso de las familias desestructuradas.

 

¿Cómo conseguir este respeto?

 

Sé su espejo

 

Muchas veces los padres olvidan que los niños imitan lo que ven de sus padres. No se puede exigir respeto si es algo que no se ha inculcado en la relación con sus hijos por lo que el primer paso siempre será respetar a los hijos escuchándolos e intentando entender las situaciones por las que están pasando. Cuando hables con ellos responde con tranquilidad y paciencia a sus inquietudes, así se sentirá respetado y aprenderá un buen comportamiento.

 

También es de vital importancia que el entorno familiar esté basado en el respeto. Que sea un ambiente tranquilo y respetuoso también ayuda a que el niño actúe igual. Si tu hijo te falta el respeto no le respondas de la misma manera, no se lo faltes tú también.

 

No se le puede exigir nada a un hijo que tú mismo no hagas por lo que si dices malas palabras no esperes que tu hijo no coja esta costumbre, no le mientas, no le engañes. Si repites algo y después haces otra cosa no vale de nada, los padres tienen que demostrar que así es el comportamiento adecuado, y es así para todos.

 

Pon unas normas claras

 

El problema principal para que no se cumpla una regla es que los padres no son claros o son contradictorios. Los padres tienen que ser constantes en cuanto ponen una regla y normalmente indulgentes. Si los padres no establecen estas normas y no las siguen con constancia los adolescentes pueden sentirse desorientados o dejar de prestar atención a lo que los padres dicen.

 

No decir que sí a todo

 

Decir que sí a todo es contraproducente, aunque los padres piensen que están velando por el bienestar del menor esto causa el efecto contrario. No hay que tener miedo a decir que no a las cosas pese a su reacción, más adelante entenderán que haces esto porque le quieres y sabes cuáles son sus necesidades.

 

No le grites ni discutas

 

Hablaremos de por qué ha tenido ese comportamiento y los motivos por los cuales ha llegado a tenerlo. Si le gritas o si conviertes la conversación en una discusión solo se conseguirá que tu hijo se vuelva más irrespetuoso. Levantar el tono de voz no te da más autoridad, solo denota impotencia. Los padres deben cuidar su forma, sus gestos, su tono de voz, etc. Los hijos responderán de la misma manera.

 

Corregir de un modo positivo

 

Cuando responda de un modo que no es el adecuado los padres tendrán que enseñarle que hay maneras más respetuosas de decir lo mismo. A veces esto puede resultar muy frustrante, pero se tiene que mantener la calma. Es mejor reflexionar y pensar con tranquilidad cómo corregirlos y después hacerlo.

 

No pierdas la calma

 

Enfadarse es inevitable, pero no se debe perder la calma. Lo ideal es actuar como si estuvieseis enfadados, pero sin ningún ataque de nervios. Los gritos cuando eran pequeños podían funcionar, pero a un adolescente solo le demuestran impotencia.

 

Por muy enfadados que estén los padres insultar a los hijos o decirles que no les quiere nunca tiene que ser una opción.

 

No caigas en la manipulación de tu hijo

 

Si tu hijo adolescente tiene una rabieta y accedes a lo que estaba demandando con la misma le estás enseñando a que tenga ese comportamiento si quiere conseguir algo. Lo ideal es que si tu hijo tiene un berrinche ni te inmutes para dejarle ver que enfadándose no consigue nada. Ser padres es un trabajo de 24 horas, siempre les estáis enseñando. En esos momentos le estás enseñando a cómo comportarse en la vida.

 

¿Tendrá un trastorno de conducta? ¿Cuándo acudir a un experto?

 

Podemos pensar que el adolescente tiene un trastorno de la conducta si además de la rebeldía y la pérdida del respeto hacia los padres se ha despegado en otros campos como los estudios y/o empieza a consumir drogas; si no es un comportamiento aislado, es decir, cuando es constante en el tiempo; si incrementa la agresividad verbal y/o física.

 

Lo más importante, por tanto, es identificar el problema para poder abordarlo. Educar a un niño o a un adolescente rebelde nunca fue fácil. Si después de ser el mejor ejemplo para ellos y habiéndoles ofrecido un espacio donde debiesen sentirse respetados y respetar siguen siendo igual que antes, lo recomendable sería consultar con un experto en educación o un psicólogo.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de la semana del embarazo con información completa de la semana en la que se encuentre la embarazada en ese momento en cuanto al desarrollo del feto, la salud de la madre, las pruebas a realizar, etc..


Fuentes:

Centre Grat, https://www.centregrat.com/es/adolescentes-faltas-respecto-trastorno-conducta/

https://www.centregrat.com/es/mi-hijo-adolescente-no-me-respeta-tiene-un-trastorno-de-conducta/

 

Fecha de actualización: 04-10-2019

Redacción: Sara Tizón

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>