¿A qué edad se puede hacer un piercing?

¿A qué edad se puede hacer un piercing?
comparte

Lo primero que han de tener claro tanto los padres como sus hijos adolescentes es que los piercings deben ser realizado por un profesional y en condiciones higiénicas adecuadas. Pero ¿qué es un piercing? Una perforación que se practica en la piel para colocar un anillo o pendiente determinado. Sin embargo, esta perforación a los padres no les gusta demasiado. De hecho, muchos lo prohíben terminantemente, especialmente los tatuajes.

Y sí, normalmente los adultos tienden a rechazar mucho más estos últimos que los piercings porque el piercing suele ser algo menos conflictivo, pero simplemente por la facilidad que existe para eliminarlo. También se puede en muchas ocasiones negociar sobre la localización y el tamaño del piercing. Los padres han de ser conscientes de que no tiene por qué ser un peligro real para el adolescente que desea hacerse algún piercing, pero es cierto que estos deberían advertir sobre la posibilidad de formación de cicatrices en la zona donde uno se haga el piercing y también sobre las partes en las que puede llegar a generar más temor como es el caso de la cara.

 

Lo ideal es llegar a un acuerdo con nuestro hijo adolescente y también buscar junto a él un sitio especializado en hacer piercings para que no haya posteriormente ningún problema y también evitar posibles complicaciones que estén relacionadas con una mala técnica.

 

Hay que recordar que las posibles complicaciones que puedan surgir son debidas especialmente a esas infecciones producidas por una mala higiene en la herida, que sucede normalmente porque la información que se ha dado sobre un piercing en el momento de hacerlo, el profesional no ha dado la suficiente información sobre el cuidado del piercing en el momento de la cicatrización.

No te puedes perder ...

¿A partir de qué edad se puede dormir al bebé con un peluche?

¿A partir de qué edad se puede dormir al bebé con un peluche?

Las mantitas de sueño, los peluches o los doudou (dúdú), son un recurso que se utiliza frecuentemente en los niños para ayudarles a dormir, por eso también se les puede llamar “mantitas o trapitos de apego”, “mantitas de seguridad” o “juguetes de apego”, entre otras variedades. El bebé siente seguridad cuando tiene esta mantita porque le recuerda a casa, a lo seguro, a sus padres, a su vida feliz y a que le cuidan y le protegen.

 

Pero ¿a qué edad debería mi hijo hacerse un piercing?

 

No cabe duda de que la adolescencia trae consigo numerosos cambios que van desde todos aquellos que son naturales a todos aquellos que ellos mismos quieren producirse como son los tatuajes y los piercings. Por eso, lo primero que los padres deben hacer es entender el hecho de que son niños en proceso de convertirse en adultos y que están, además, viviendo una etapa de crecimiento personal muy importante en la que buscan una identidad. No obstante, lo que sí hay que tener en cuenta que en referencia a este tema no se puede establecer una norma universal porque cada familia tiene sus valores y sus prioridades.

 

Para la Asociación Española de Pediatría, por ejemplo, un piercing es mucho menos conflictivo que un tatuaje normal porque tiene la opción siempre de eliminarse cuando el adolescente o la adolescente se canse de él, o cuando, por ejemplo, comience en algún puesto de trabajo en el que los piercings no estén bien vistos. Otros expertos lo que advierten especialmente es que no se les prohíba jamás a los niños hacerse un piercing porque quizás, si las ganas van aumentando con el tiempo, lo único que se conseguirá es que estos adolescentes lo hagan de todas formas y a escondidas. ¿No sería mejor, por tanto, dialogar con ellos sobre el tema y aconsejarles desde el punto de vista de un adulto?

 

Está claro que la teoría la tenemos como padres, pero es cierto que llevarla a la práctica no es tan sencilla como uno cree. Pero hay que intentarlo. Lo más recomendable es que los padres hablen con sus hijos y se informen también del sitio en el que su hijo adolescente quiere hacerse el piercing. También es bueno hablar con él de los tipos de piercings que existen, sus consecuencias y también sobre la posibilidad de la formación de cicatrices en la zona del piercing. Los adolescentes han de tener claro, además, que bajo ningún concepto deben hacerse piercings en fiestas o en casas de personas no cualificadas pues ello supone una alta tasa de complicaciones.

 

Los piercings han de ser siempre realizados por un profesional y con las condiciones higiénicas adecuadas. Además, es necesario también lavar bien la piel con agua y jabón y desinfectarla con un antiséptico, y lo que se introduzca en la piel ha de estar siempre desinfectado en alcohol medicinal. Finalmente, hay que tener en cuenta también que para perforar la piel se deben utilizar agujas estériles de un solo uso. Jamás se podrá utilizar la misma aguja, aunque esta se haya lavado previamente y de manera adecuada.  Estos cuidados junto a otros que a continuación trataremos los deben tener claros tanto el adolescente como los padres.

 

-procurar lavar bien las manos con jabón antes de tocar el piercing.

-llevar el piercing al aire para que este se cure con mayor rapidez.

-llevar ropa limpia y de algodón, especialmente aquella que esté más en contacto con el piercing.

-lavar el piercing con agua y jabón.

-tener especial cuidado con no enganchar el piercing con la ropa.


Te puede interesar:
Una de las primeras inquietudes que tiene la futura madre es saber "¿cómo calcular cuánto tengo de embarazo?". Para saberlo de manera orientativa puede contar las semanas que han pasado desde la última regla siendo el resultado las semanas de gestación. Cuando se visite al obstetra éste podrá dar una cifra exacta a través de la primera ecografía que se le realiza al feto.


Fuente:

Piercing https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/piercing

 

 

Fecha de actualización: 10-09-2019

Redacción: Ana Ruiz

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>