¿A qué edad hay que ir al ginecólogo por primera vez?

¿A qué edad hay que ir al ginecólogo por primera vez?
comparte

El ginecólogo es uno de los especialistas que más puede llegar a imponer, sobre todo si es la primera vez que se acude a él. Muchas veces el principal problema reside en el desconocimiento de lo que va a suceder en esa consulta, pero no hay nada de lo que preocuparse y antes de formarte una opinión equivocada lo mejor es informarse.

La primera visita regular al ginecólogo tiene como objetivo la confirmación de que el aparato genital es normal y está completamente sano; prevenir también posibles trastornos ginecológicos y, en caso necesario, asesorar sobre los diferentes métodos anticonceptivos. El profesional querrá conocerte y elaborar tu historial médico y ginecológico para llevar un control. En esta primera revisión es probable que te realice una serie de preguntas que son básicas y completamente normales:

 

1. A qué edad apareció la primera regla.

2. Cuánto tiempo transcurre entre tus periodos.

3. Cuándo comenzó la última menstruación.

4. Si se hace uso de compresas, tampones o ambos.

5. La abundancia de pérdida durante la regla.

6. Si se tienen relaciones sexuales.

7. A qué edad se iniciaron estas.

8. Cuántas parejas sexuales se ha tenido.

9. Si se tiene una pareja estable en la actualidad.

10. El método anticonceptivo que se utiliza.

11. Si se ha estado embarazada.

No te puedes perder ...

¿A qué edad se nota el autismo?

¿A qué edad se nota el autismo?

El autismo es un trastorno psicológico que se debe detectar a temprana edad para que tu hijo pueda tener un mejor estilo de vida, por ello te recomendamos saber cómo identificar sus síntomas a tiempo.

12. Si en la familia hay antecedentes de enfermedades graves.

13. Si se ha padecido alguna enfermedad grave.

14. Si ha sido operada.

15. Alergias a medicamentos.

 

En una primera visita a la consulta de un ginecólogo no es necesario que haya examen físico a no ser que ya se hayan tenido relaciones sexuales, si presenta algún problema con la menstruación o si presenta síntomas de infección y el profesional lo cree necesario. Estas pruebas pueden basarse en un examen físico general, un examen pélvico, un cultivo vaginal, una citología o una ecografía pélvica.

 

1. El examen pélvico se compone de tres partes y tiene como fin descartar cualquier problema en los órganos reproductores. Se analiza la parte exterior de los genitales, se hace un examen de tacto de los órganos internos y también se realiza un estudio interno con la ayuda de un espéculo para poder ver bien el cérvix.

 

2. La citología es una prueba elaborada para detectar células anormales en la zona del cérvix y posibles infecciones. Simplemente con la ayuda de una especie de cepillo pequeño se obtienen las células desde el interior y se mandan al laboratorio para analizar.

 

3. El cultivo vaginal es una prueba médica que muchos ginecólogos recomiendan para detectar infecciones, hongos, bacterias u otros virus. No se hace uso de ningún lubricante para introducir la varilla que recogerá las muestras del interior.

 

¿Son dolorosas?

Ninguna de estas pruebas es dolorosa, lo que sí es cierto es que si se está tensa se dificulta la realización de estas y puede resultar bastante incómodo. Lo mejor es no estar tensa para que así los músculos de la vagina se relajen y la realización de las pruebas sea mucho más sencilla y rápida.

El ginecólogo puede ofrecer ayuda e información precisa para las chicas jóvenes que acuden por primera vez a la revisión. Este profesional te ayudará a conocer tu cuerpo y a darte pautas para cuidarlo de forma saludable, explicar qué es normal y qué no con respecto al ciclo menstrual, explicar cómo es un flujo vaginal normal y ayudar a detectar cualquier cambio, informar sobre las infecciones de transmisión sexual, conocer los diferentes métodos anticonceptivos y ayudar a elegir el que más convenga según la persona y, en general, resolver cualquier duda que se tenga con respecto a la salud sexual y reproductiva.

 

Además, existen algunas situaciones que obligan a acudir lo antes posible a este especialista:

 

1. Dolores menstruales muy fuertes.

2. Reglas irregulares durante más de dos años tras el comienzo de la menstruación.

3. Dolor en la zona vaginal, hinchazón, flujo anormal o picores.

4. Dolor severo en la zona pélvica.

5. Sangre en la orina.

6. Sospecha de embarazo.

7. Síntomas de una posible enfermedad sexual.

 

Para acudir al ginecólogo existen varias opciones. Si se pertenece a la Seguridad Social hay que preguntar si el ambulatorio al que se pertenece cuenta con consultas de ginecología, un centro de Planificación Familiar o un Servicio de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva. En caso afirmativo únicamente habría que pedir cita.

 

En el caso de tener un seguro médico o pertenecer a una mutua simplemente habrá que buscar el apartado de ginecología y llamar y pedir una cita. En caso de que no se disponga de ninguna de estas siempre se puede acudir a un profesional del sector privado.

 

Como se puede concluir, no existe una edad exacta para acudir a una revisión ginecológica, pero siempre que se comiencen a mantener relaciones sexuales se recomienda acudir para comprobar que todo está bien e informarse.


Te puede interesar:
El incremento de peso en el embarazo debe ser controlado periódicamente para que éste no suba más de lo preciso. Aquirir un elevado peso a lo largo del embarazo puede acarrear problemas de salud tanto para la madre gestante como para el feto.


Fuentes:

Sanitas. Marta Agenjo, ginecóloga y obstetra, http://muysaludable.sanitas.es/salud/cuando-hay-que-comenzar-a-acudir-al-ginecologo/

Blog Ausonia, https://www.ausonia.es/es-es/informate/la-adolescencia/primera-visita-al-ginecologo

Blog Evax, https://www.evaxtampax.es/es-es/consejos/ginecologia-y-sexualidad/primera-visita-al-ginecologo

Fecha de actualización: 22-07-2019

Redacción: Andrea Rivero

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>