Tonatiuh

"Sol, el luminoso, el que calienta".

Dios del sol para los aztecas.

La mitología mexica cuenta que los dioses, después de la muerte del cuarto sol, buscaban al quinto nuevo sol. Encontraron a dos dioses, a Tecusistécatl, un hombre cobarde pero orgulloso de sí mismo, y Nanahuatzin, un dios noble y muy pobre. Decidieron que los dioses que debían sacrificarse en la misma pira para ser el quinto sol. Tecusistécatl se metió en la pira y del dolor, se salió. Quedó manchado y se cuenta que así surgieron las manchas en el jaguar. Después de la cobardía de Tecusistécatl, Nanahuatzin se metió en la pira, salió una chispa hacia el cielo y éste mismo se iluminó, surgieno así el quinto sol. Luego de ver Tecusistécatl al dios pobre, que se había convertido en el quinto sol, le dio envidia y se metió en la pira. Así surgió una nueva chispa, se lanzó al cielo y apareció un segundo sol. El segundo sol murió porque uno de los dioses menores le lanzó un conejo y lo atravesó. De esta forma, murió y se convirtió en la Luna. Nanahuatzin luego de esto, se autonombró Tonatiuh.

El conquistador español Pedro de Alvarado se le atribuyó el nombre de Tonatiuh por su pelo rubio y ojos celestes.

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo