› 
 › 
Seguridad vial para niños

Seguridad vial para niños

Seguridad vial para niños
comentarios0 comentarios
comparte

Aunque los índices de accidentalidad vial infantil están en descenso, los niños siguen constituyendo uno de los grupos de mayor riesgo, ya que son mucho más propensos a sufrir accidentes en su condición de peatones: su nivel de atención es más bajo, desconocen las normas, son imprudentes por naturaleza, tienen problemas de visión por su estatura...

Muchas de estas pautas pueden enseñarse por mediación de los parques infantiles de tráfico, y en los colegios pero sin duda la responsabilidad más importante la tienen los padres día a día. De la mano del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) te mostramos las pautas para que los más pequeños aprendan a circular seguros.

Desde que un niño ya camina por la calle, empieza a ser peatón, es a partir de entonces cuando, según aconseja CEA, debe empezar a inculcarse el sentido de la responsabilidad vial.

Así conocer cuanto antes las señales de tráfico, tanto las horizontales como las verticales será esencial. En cuanto a las verticales es básico saber, por ejemplo, el significado de: paso de peatones, parada de autobús, STOP, dirección prohibida, sentido obligatorio, semáforo (qué es, su relación con el paso de peatones, cómo se usa...)

En las señales horizontales CEA asegura que es fundamental aprender lo que es el paso de cebra, y su diferencia respecto al paso de peatones. Asimismo, los pequeños deben conocer las señales de los agentes en los pasos de peatones así como los gestos dirigidos a los ciudadanos.

Es de vital importancia que los niños sepan comportarse como peatones en el entorno próximo y respeten las normas de circulación, diferencien los elementos de la vía pública, acera, bordillo y calzada. Conozcan por dónde, cómo y cuándo pueden cruzar, las zonas en las que se puede jugar y cómo hay que caminar por las aceras.

Consejos básicos para pequeños peatones

• CEA recomienda cruzar siempre por los pasos de peatones, sin dejar de mirar a ambos lados de la calzada. Los padres deben asegurarse de que sus hijos no crucen corriendo, saltando o jugando, ya que corren el riesgo de caerse en medio de la carretera y eso entrañaría un gran peligro.

• Si todavía son muy pequeños, deben llevarse siempre cogidos de la mano, especialmente para cruzar. Es conveniente cruzar las calles de una en una y no atravesar los cruces de varias.

• Nunca se debe pasar entre los vehículos estacionados en la vía, la visibilidad es reducida tanto para los peatones como para los conductores.

• CEA aconseja que durante el trayecto a pie, los padres vayan comentándole a los niños cómo se debe circular, enseñándoles una lección a modo de juego. En la acera, se deben evitar los bordillos y caminar por el lado interno, prestando especial atención a las entradas de garajes.

• Si se pasea por los arcenes de la carretera, se debe hacer siempre por el lado izquierdo, para que los conductores puedan ver a los peatones venir de frente, tanto en vías urbanas como interurbanas. CEA recomienda utilizar materiales reflectantes en los desplazamientos que se efectúen andando durante la noche o en los meses de invierno.


Consejos al volante para salir de viaje

• Si vas a realizar un viaje largo con los pequeños, es conveniente que tengas preparado algún tipo de comida y bebida, preferiblemente acondicionada para que no manche. Lo importante es poder entretenerles en cualquier momento. Si son pequeños CEA te recomienda tener a mano los útiles para cambiarlos. Y no olvides vestirlos con ropa cómoda.

• Existen dispositivos de seguridad infantil que permiten incorporar ciertos juegos, de lo contrario conviene hacerse con alguno de forma que puedan entretenerse con ellos.

• Algunos niños, al igual que los mayores, son propensos a marearse durante el viaje, lo que sucede cuando el mecanismo del equilibrio en el oído se ve afectado por la vibración del automóvil. Evita las comidas grasientas y los dulces antes y durante el viaje, abre ligeramente las ventanillas de forma que circule el aire en el interior del habitáculo, y en invierno no subas en exceso la calefacción.

• Procura realizar paradas con frecuencia y hazlo en lugares donde el niño pueda jugar unos minutos. En cualquier caso, si tienes que llamar la atención a los pequeños hazlo una vez detenido el vehículo en lugar seguro. Cualquier distracción al volante puede tener consecuencias fatales, piénsalo antes.


Errores a evitar

Uno de los errores más frecuentes al emprender un viaje o un pequeño trayecto es coger en brazos a bebés o niños pequeños. Sin embargo por mucho que una madre sujete en los brazos a su bebé, en caso de frenazo brusco o golpe en seco a más de sólo 5 kilómetros por hora, el pequeño saldría despedido, con consecuencias fatales.

Si viajas con niños, utiliza siempre dispositivos de retención infantil según las necesidades, por peso y tamaño, del pequeño, y asegúrate de que disponen de la correcta homologación.


¿Qué dice la ley?

La legislación española sobre transporte de menores y el uso de los diferentes dispositivos de seguridad infantil no es muy extensa, si bien en el mes de marzo del 2003, el Parlamento Europeo aprobó una Directiva que obliga a que los niños que viajen en coche y midan menos de 1,35 metros vayan en sillita o dispositivo de seguridad homologado.

Uno de los dispositivos desarrollados es el denominado ISOFIX, cuyas características son las siguientes:

• Confirmación acústica del ensamblaje o fijación del sistema.

• Adaptable a todos los asientos exceptuado el del conductor.

• Válido para todo tipo de silla.

• Método de anclaje estandarizado.

• No puede soltarse accidentalmente


Seguros de camino al cole

Los niños pasan cada día una media de 40 minutos en el autobús escolar. Sería, por lo tanto, un error subestimar la seguridad de este tipo de transporte. Fíjate si el autobús del cole cumple las normas:

En los autobuses escolares, únicamente se puede ocupar una plaza por niño. El uso del cinturón de seguridad será obligatorio siempre que los autocares lo lleven. Además en todos los asientos enfrentados a pasillo en los vehículos de más de nueve plazas dedicados a esa clase de transporte que dispongan de dicho elemento de retención deberá usarse.  Por el momento únicamente es obligatorio para los modelos homologados a partir del 20 de octubre de 2006 y autocares matriculados después del 20 de octubre de 2007. En la actualidad solamente el 19% de los vehículos escolares cuenta con cinturón.

Obligatoriamente existirán plazas reservadas exclusivamente a los minusválidos, en el caso de que haya menores en tal estado.

Respecto al suelo del autobús no podrá ser deslizante y para evitar caídas, junto a las puertas, se exigirá el servicio de barras y asideros para facilitar tanto la entrada como la salida del vehículo.

Siempre que la mitad de los viajeros sean menores de 16 años será imprescindible que éstos vayan acompañados por un adulto que esté pendiente de ellos y pueda prestarles la atención necesaria durante el trayecto. Esta persona velará por la seguridad de los niños y debe saber todos los protocolos de actuación de cara a un posible accidente, conocerá las operaciones de acceso al vehículo así como las maneras de salida en caso de emergencia y lo más recomendable es que esta figura adulta se encargue personalmente de la bajada y la subida al autobús así como del acompañamiento de los niños desde el autocar hasta el centro escolar y viceversa.

Los viajes realizados en este tipo de transporte no podrán, en condiciones normales, sobrepasar una hora de duración. Además estos vehículos deberán incluir el distintivo de autobús escolar con la debida señalización tanto en la parte frontal del vehículo como en la posterior que se iluminará siempre que el autobús pare para recoger o dejar a los pequeños.

Los autobuses dedicados al transporte escolar deberán tener, independientemente del seguro ordinario, otra póliza que cubra los daños que puedan sufrir los ocupantes del vehículo.


¿Y en moto?

La ley establece la prohibición de circular con menores de 12 años como pasajeros de ciclomotores o motocicletas, con o sin sidecar, por cualquier clase de vía. Excepcionalmente, se permite esta circulación a partir de los 7 años, siempre que los conductores sean los padres o madres, tutores o persona mayor de edad autorizada por ellos, utilicen casco homologado y se cumplan las condiciones específicas de seguridad establecidas reglamentariamente.


Educación vial, la asignatura pendiente

Aún no existe en los centros escolares una asignatura de seguridad vial como tal, por lo tanto conseguir que desde la enseñanza básica se imparta a los niños una materia que trate la educación vial y la importancia de saber circular correctamente por la vía pública es todavía la mayor carencia en materia de educación; razón por la cual desde CEA se lleva demandando muchos años esta disciplina a la Administración Pública. Aunque parece que ahora, en la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía ya se incluyen varias lecciones sobre seguridad vial.


Redacción: Cristina Contonente González. CEA-Comisariado Europeo del automóvil. www.cea-online.es

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • Internet seguro para niños

    Internet seguro para niños

    El verano es para los niños una época para el ocio, disfrutar de las vacaciones… y pasar tiempo frente al ordenador jugando, navegando y chateando con amigos. También es normal ver a padres saturados... (seguridad vial para niños)

  • Cuándo puede ir un niño en moto

    Cuándo puede ir un niño en moto

    De unos años a esta parte el número de motos que circula por las ciudades ha aumentado considerablemente. Los beneficios de utilizar este medio de transporte en una ciudad son de sobra conocidos, pero... (normas de seguridad vial para niños)

  • ¿La habitación del niño es segura?

    ¿La habitación del niño es segura?

    Los niños pasan muchas horas en su habitación: durmiendo, jugando, haciendo los deberes… Y a esta edad, es normal que les dejes solos en ella por cortos periodos de tiempo mientras aprovechas para realizar... (educación vial para niños)

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo