La higiene en la cocina

La higiene en la cocina

Comentarios0 comentarios
Comparte
La higiene en la cocina

La cocina –junto con el baño- es una de las zonas húmedas de la casa, por lo que concentra un mayor número de bacterias y precisa de una higiene más escrupulosa. Además, es el lugar donde se manipulan los alimentos, y una mala higiene puede afectar directamente a nuestra salud y la de nuestra familia. Conocer los puntos críticos de la cocina y saber cómo tratarlos es fundamental para evitar infecciones

El concepto de higiene

En la sociedad actual, el concepto de higiene va asociado a los conceptos de “salud” y “limpieza”, ya que se considera un elemento fundamental en la calidad de vida de las personas y la prevención de enfermedades.

Hasta ahora, la higiene en la cocina era simplemente el cuidado de los alimentos y la limpieza de las personas, las superficies y los utensilios. El Instituto Silestone para la Higiene en la Cocina propone una visión más amplia, que incluya al resto de elementos implicados en el bienestar de las personas y en la creación de un ambiente saludable e higiénico, unido a la idea de la cocina como el centro del hogar donde se llevan a cabo diversas actividades (hacer los deberes, cocinar, ver la televisión…).

- Limpieza
- Trastornos y riesgos para la salud
- Nuevos roles de los usuarios
- Diseño y disposición del espacio
- Manipulación y conservación de los alimentos
- Hábitos
- Uso y ubicación de los electrodomésticos
- Disposición del mobiliario
- Reacciones químicas y emisiones
- Humedad
- Integración de otras actividades en el mismo espacio
- Residuos orgánicos y no orgánicos
- Convivencia con animales de compañía
- Uso y manejo de accesorios de cocina
- Iluminación
- Ruido
- Confortabilidad térmica

Puntos críticos en la cocina

1. Área de manipulación

-Fregadero: Es uno de los puntos húmedos de la cocina por lo que hay que extremar las precauciones para evitar que se acumulen las bacterias. Nunca dejes restos de comida en él y sécalo después de usarlo.

-Utensilios (cazos, espumaderas, cucharones, etc.): No debes olvidar limpiar los utensilios cada vez que cambies de alimento, para eliminar los posibles gérmenes que haya dejado el anterior.

-Encimera: Es imprescindible que esté fabricada con elementos fáciles de limpiar y desinfectar, además de ser resistentes a la corrosión u otro tipo de alteración que afecte a su estructura. Elimina siempre los restos de comida y seca bien la superficie.

-Cuchillos: Aunque las bacterias se eliminen al cocer la comida, si cortamos una pechuga de pollo contaminada y sin lavar el cuchillo lo usamos para cortar un tomate, estaremos traspasando la infección. Por eso debes lavar el cuchillo siempre que cambies de alimento.

-Tabla de cortar: Las tablas, así como los paños y las bayetas, son propensas a la contaminación y tienen un elevado riesgo de propagar infecciones. Por eso, debes lavar y secar la tabla cada vez que cortas un alimento diferente y cambiar los paños y las bayetas muy a menudo, así como mantenerlos siempre lo más secos posibles.

2. Área de almacenamiento

-Nevera: La temperatura óptima a la que debe estar es de 1 ºC a 4 ºC. A la hora de distribuir los alimentos, siempre deben estar los cocinados en la parte superior y los crudos en la inferior, para evitar los goteos (al descongelarse, por ejemplo). Es importante no llenar la nevera excesivamente para que el frío se distribuya manteniendo las temperaturas de seguridad. También se debe limpiar a menudo, para evitar que se acumulen bacterias en la comida.

-Congelador: Siempre ha de estar por debajo de los -18 ºC. Lo conveniente es que todos los alimentos estén en recipientes etiquetados con su fecha de caducidad. Es importante limpiarlo de vez en cuando para evitar que se acumule hielo.

-Tiradores: No olvides limpiar los tiradores cuando hagas lo propio con los armarios. Los posibles restos de comida en las manos se pueden quedar ahí y convertirse en foco de gérmenes.

3. Residuos

-Basura: Los residuos son la fuente de contaminación más importante debido a su riqueza en materia orgánica. Es el área de más alto riesgo por lo que hay que ser muy meticulosos con su limpieza. Cambia las bolsas todos los días, aunque no estén totalmente llenas, ¡y no te olvides de reciclar!

Además, el cubo deberá estar siempre tapado y una vez vaciado, deberá limpiarse y desinfectarse convenientemente.

Aunque la cocina no es un juego, sí es cosa de niños

La cocina es uno de los espacios donde más horas pasan los niños, tanto para comer como para hacer otras actividades mientras sus padres cocinan, planchan, lavan… Pero también es uno de los principales focos de contaminación, y los niños son más susceptibles a los agentes insalubres, puesto que su sistema inmunitario aún no está totalmente desarrollado. Esto les hace más propensos a padecer algún tipo de toxiinfección alimentaria causada por las posibles bacterias con las que pueden entrar en contacto.

Los padres deben, por tanto, enseñar y cumplir unos hábitos de higiene, para que creen unas rutinas de comportamiento en los más pequeños en la cocina. De esta manera los interiorizarán y los mantendrán de adultos.

Los niños también son usuarios de las cocinas y de los alimentos que allí se preparan y por esta razón, nuestra actitud y ejemplo influirá en su salud presente y será la base de su actitud futura frente a los alimentos y su manipulación.

Las 10 claves para la Higiene en la Cocina

1. Comprar siempre alimentos con garantía de calidad en establecimientos de confianza.
2. No romper la cadena del frío.
3. Mantener la nevera siempre limpia y en óptimas condiciones.
4. Extremar las precauciones en la congelación.
5. Descongelar de forma controlada y nunca volver a congelar.
6. Higienizar los alimentos no cocinados, ya que un alimento fresco no significa alimento limpio.
7. Evitar las recontaminaciones de los alimentos ya higienizados, utilizando la cocción para destruir los gérmenes.
8. Evitar las contaminaciones cruzadas: el paso de microorganismos de un alimento a otro a través de utensilios o superficies.
9. Extremar la higiene personal. Las manos son un instrumento más.
10. Disponer y mantener los utensilios, las superficies y el mobiliario de la cocina en óptimas condiciones de higiene.

FUENTE: Instituto Silestone para la Higiene en la Cocina.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta