Síntomas y tratamiento de la iritis

Síntomas y tratamiento de la iritis
comparte

La iritis es la inflamación del iris, la parte del ojo que da color al mismo y que se ubica detrás de la córnea. Cuando esta membrana se inflama, afecta a la visión del ojo y causa diversos síntomas como enrojecimiento o malestar. Si no se trata correctamente puede derivar en una patología más grave.

El iris es la parte que da color a nuestros ojos y que, además, se encarga de regular la entrada de la luz al ojo. Es una membrana compuesta por pigmentos, que determinan el color, y tejido muscular que se contrae o se relaja dependiendo de la cantidad de luz que llegue a la pupila.


Cuando se produce una iritis, se inflama esta membrana, causando diversos síntomas:


- Enrojecimiento

- Malestar o dolor

- Sensibilidad a la luz (fotofobia)

- Visión borrosa

- Dolor de cabeza


La iritis suele aparecer en un solo ojo, aunque también puede afectar a los dos. Los síntomas, además, pueden durar hasta 8 semanas.


Causas de la iritis


Las principales causas de este problema pueden ser:


1. Traumatismo o lesión en el ojo. Un golpe, una herida penetrante o una quemadura pueden causar iritis.


2. Infecciones. El herpes zóster en la cara puede provocar iritis ocular. También otras enfermedades infecciosas pueden causar este problema, como la toxoplasmosis, la histoplasmosis, la tuberculosis o la sífilis.

No te puedes perder ...

Síntomas y tratamiento de la pancreatitis

Síntomas y tratamiento de la pancreatitis

Se define como pancreatitis a la inflamación del páncreas causado por la liberación y activación de enzimas de la digestión en el propio órgano, en lugar de los intestinos. Esta patología suele remitir rápidamente, sin dejar lesiones permanentes, pero hay que saber reconocer los síntomas para evitar ciertas complicaciones.


3. Herencia genética. Existe una cierta tendencia genética a desarrollar este tipo de problemas, relacionado con ciertas enfermedades inmunitarias como la espondiloartritis anquilosante, la psoriasis, el síndrome de Reiter, la enfermedad intestinal inflamatoria o la artritis psoriásica.


4. Enfermedad de Behcet. Esta patología también causa problemas articulares y úlceras bucales y genitales.


5. Artritis reumatoide juvenil. La iritis crónica puede manifestarse en los niños que tienen esta afección.


6. Sarcoidosis. Esta enfermedad autoinmunitaria provoca el crecimiento de grupos de células inflamatorias (granulomas) en zonas del cuerpo, incluidos los ojos.


7. La ingesta de ciertos medicamentos pueden causar iritis.


Además, existen ciertos factores que pueden aumentar el riesgo de tener iritis, como tener una alteración genética específica relacionada con el funcionamiento del sistema inmunitario, contraer ciertas enfermedades de transmisión sexual, tener un sistema inmunitario débil o fumar.


Tratamiento de la iritis


El tratamiento de la iritis está encaminado a aliviar el dolor, reducir la inflamación y mejorar la visión. Además de tratar la causa subyacente, se suele recurrir a gotas con esteroides para reducir la inflamación. También son útiles las gotas para dilatar la pupila a la hora de aliviar el dolor; además, estas gotas protegen contra las complicaciones que pueden aparecer a causa de esta inflamación ocular.


Si los síntomas empeoran, el oftalmólogo puede recetar medicamentos por vía oral con esteroides u otros agentes antiinflamatorios.


Es importante tratar la iritis cuanto antes para evitar complicaciones graves que pueden surgir como cataratas (que aparecen tras una inflamación crónica); pupila irregular (que enlentece la reacción del iris a la luz); glaucoma (una enfermedad grave que se caracteriza por el aumento de la presión dentro del ojo que puede conducir a la ceguera); queratitis (que puede degenerar la córnea y afectar a la visión); o inflamación en la retina (edema macular quístico).


En casos muy severos puede ser necesario recurrir a la cirugía, sobre todo en aquellos casos en los que el calcio se acumula en la córnea o se producen cataratas.


Te puede interesar:
El percentil del bebé, tanto en talla como en peso, es una variable que utilizan los pediatras para evaluar cómo se está desarrollando un bebé.


Fecha de actualización: 04-04-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>