Cómo enseñar a estudiar a tu niño

Cómo enseñar a estudiar a tu niño

Comentarios4 comentarios
Comparte
Cómo enseñar a estudiar a tu niño

Todos queremos que nuestros hijos sean los mejores de la clase (o, al menos, que saquen buenas notas y no repitan nunca curso). Pero para lograrlo, muchos necesitan que les enseñen a organizarse, potenciar sus capacidades, no distraerse, etc.

¿Qué hemisferio cerebral utiliza más?

Es bien sabido que nuestro cerebro se divide en dos áreas funcionales. Cada una en particular es la encargada de ciertas actividades y dependiendo de la persona, una parte se desarrolla más que la otra. A estas partes las conocemos como hemisferios cerebrales. La mayoría no sabemos qué hemisferio cerebral utilizamos más, pero es fundamental para organizar el estudio y sacar el máximo provecho de nuestro cerebro.

Varios estudios realizados sobre el cerebro han permitido clasificar las funciones que realza cada hemisferio:

Hemisferio izquierdo

Hemisferio derecho
Racional
Intuitivo
Objetivo
Imaginativo
Blanco-negro
Color
Paso a paso
Relación
Memorístico
Espacial
Lógico
Artístico
Repetitivo
Innovador
Lenguaje
Imágenes
Prudente
Aventurero
Escéptico
Receptivo
Rutinario
Creativo
Detallista
Global= Gestalt
Numérico
Relacional
Motriz derecha
Motriz izquierda
Campo visual derecho
Campo visual izquierdo
Sucesivo= (1-2-3)
A la vez= globalización
Temporal
Atemporal
Lineal
Holístico
Convergente (árbol)
Divergente (bosque)
Cerrado
Abierto

 

Comprensión

 

Reconoce rostros

 

Lee mapas


Al parecer, el hemisferio cerebral derecho (HCD) se encarga de aprender cosas nuevas (por eso es el creativo, el aventurero, el holístico, etc.) y el izquierdo (HCI) se encarga de la rutina cognitiva, o sea, de mantener lo aprendido. Por tanto, HCD procesa los conceptos nuevos y desconocidos, y el HCI procesa con más rapidez los conceptos ya conocidos y añade los nuevos que le aporta HCD.

Por tanto, ser inteligente supone desarrollar el máximo de inteligencias posibles; de poco sirve tener muy desarrollada la inteligencia matemática o la espacial, si luego no tenemos una buena dosis de inteligencia emocional para poderla compartir con nuestros congéneres. Cuanto más enseñes a estimular todos los tipos de la inteligencia de tu hijo, más inteligente será.

Existen muchos métodos para averiguar cuál es el hemisferio cerebral que más usamos. Uno de los más comunes es observar fijamente una imagen que gire constantemente (como una mujer girando con una pierna levantada). Si la ves girando hacia la derecha, usas más ese lado; y viceversa.


¿Cuál es su canal de comunicación?

Si no sabes cómo procesa tu hijo la información, difícilmente podrás potencias aquellos canales que tena menos desarrollados.

Captamos la información a través de los sentidos. Algunas personas son más visuales porque captan mejor a través de imágenes; otras, son más auditivas; y otras más kinestésicas, es decir, hablan más con las manos y entienden mejor un tema si se lo explicas en movimiento y ellos lo escriben.

Así, las personas visuales, para recordar miran hacia arriba y hacia la izquierda; esto les facilita la memoria. Cuando crean imágenes (cuando utilizan la imaginación o inventan una mentira) miran hacia arriba y hacia la derecha. Las personas visuales necesitan hacerse esquemas para fijar la información mediante esas imágenes.

Los auditivos, cuando intentan recordar algo, dirigen la mirada horizontalmente y hacia la izquierda; y los que intentan inventar sonidos (los músicos), dirigen la mirada horizontalmente y hacia la derecha. Para estudiar, necesitan oír las explicaciones en voz alta y repetírselas a sí mismos también en voz alta.

Los kinestésicos dirigen los ojos hacia abajo y a la derecha. Y hacia la izquierda y hacia abajo, es el diálogo interno, o sea cuando se queda embebido en sus propios pensamientos. Para memorizar algo, necesitan que les expliquen las cosas con movimiento, mediante gestos, expresiones corporales, etc.


¿Cuándo y cómo hacer los deberes?

La zona de estudio debe ser un lugar cómodo, tranquilo y bien iluminado. Si es en su habitación, evita que tenga una televisión o la consola con las que pueda distraerse.

Su mesa de estudio debe estar ordenada, limpia y despejada de trastos inútiles, porque su cerebro necesita un orden.

Los estudiantes pasan horas sentados, por lo tanto, es importante la silla que tenga. Es él el que debe elegirla y sentirse cómodo en ella. Con la altura adecuada, la silla debe permitirle tener los muslos paralelos, que los pies no le bailen, o sea, que lleguen bien planos al suelo, para que las caderas sean las que aguanten el peso del cuerpo.

T
ambién es necesario que le enseñes a sentarse correctamente, porque muchos estudiantes padecen dolor de espalda debido a malas posturas. Tiene que estudiar lo más recto posible (es muy recomendable el uso de atriles), sin encorvar la espalda y con el cuello lo menos flexionado posible. Cuando tenga que escribir, haz que se acostumbre a una distancia de 30-50 cm con respecto al papel. Debe poner el folio recto y mantener la espalda y los brazos relajados, sin encogerse de hombros. Si utiliza el ordenador, que se recline un poco, sin tener la espalda a 90 grados, sino un poco más hacia atrás para que se sobrecargue menos.

La luz mejor es la natural: si es diestro con la ventana a la izquierda y si es zurdo a la derecha para evitar las sombras. Si tiene que estudiar de noche o en invierno que anochece muy pronto, haz que la luz artificial sea indirecta, es decir, que la lámpara enfoque al techo y la luz no incida directamente sobre el libro, así el evitarás reflejos innecesarios y que se le canse la vista en seguida.

Asimismo, es fundamental que haga descansos de diez minutos cada cincuenta minutos.

La organización del estudio

Prepararse un timing con el temario que debe estudiar ayuda a preparar con tiempo suficiente el examen, pero si no se cumple, de poco sirve. Por querer abarcar más, por no ser realista, por falta de concentración, por distraerse… cualquier causa puede hacer que se vayan al traste todos nuestros buenos propósitos.

Pero si no le enseñas a organizarse, no podrá saber si es capaz de estudiar todo el temario, no sabrá cuánto tiempo dedicar a cada lección… Además, nuestro cerebro es muy organizado y necesita tener las cosas claras. Por otro lado, cuando se acaba una tarea, es como si el cerebro tuviera muchísima más energía para seguir trabajando. Así que le cundirá más el estudio con un buen plan de organización.

Primero debe hacer una lista con las cosas pendientes y tacharlas a medida que las lleve a cabo. El HCI necesita orden y empezar y acabar las cosas, porque si las deja a medias, le repiqueteará el cerebro.


Fuente: Enséñale a estudiar, Marina Collado.
Redacción: Irene García

4 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Discusión

Interesante! Para estimular el aprendizaje, lo que hacíamos con mi nena era jugar mucho con juegos didácticos y demás! Y aprovechamos también los dibujitos educativos, como Plim Plim, clarilu y algunos otros! Son muy divertidos, con música y muchos personajes! Le encantan, y todavía sigue mirando a plim plim, y aprendió muchos valores!
gracias por sus consejos
Me parece bien todo, pero ¿si tú hijo es disperso y no se concentra que puedes hacer? ¿Hay estrategias para mejorar la concentración?

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta

Búsquedas más populares