Celesemine

Comentarios0 comentarios
Comparte

Indicaciones

CELESEMINE se recomienda para el tratamiento de casos difíciles de trastornos alérgicos e inflamatorios de las vías respiratorias, de la piel y de los ojos. Es particularmente valioso en el tratamiento del prurito intenso asociado con dermatosis agudas o crónicas.

Algunas de las enfermedades representativas son: fiebre del heno (polinosis), asma bronquial grave, rinitis alérgica perenne, dermatitis atópica (eczema), dermatitis de contacto, reacciones a fármacos y enfermedad del suero.

Los trastornos inflamatorios oculares incluyen: conjuntivitis alérgica, queratitis, iritis no granulomatosa, iridociclitis, coroiditis, coriorretinitis y uveitis.

CELESEMINE controla las manifestaciones exudativas e inflamatorias de las enfermedades oculares ayudando así a preservar la integridad funcional del ojo mientras permite que se trate la infección específica u otra etiología con terapia apropiada.

Formas comerciales

Posología

La posología debe determinarse individualmente y ajustarse a la afección que se esté tratando y a la respuesta obtenida. La dosis inicial de CELESEMINE recomendada para adultos y niños mayores de 12 años de edad es de una cucharadita (5 ml) de tres a cuatro veces al día, después de las comidas y al acostarse. En los casos graves, esta dosis puede incrementarse hasta 6 cucharaditas diarias.

A medida que se observe una mejoría, se debe ir reduciendo la posología hasta llegar a una dosis mínima de mantenimiento y discontinuarse cuando sea posible.

En aquellos casos que requieren tratamiento prolongado (más de 2 semanas) deben considerarse los riesgos frente a los posibles beneficios.

Las dosis en Pediatría no han sido definitivamente establecidas. Los niños mayores de 6 años, por lo general, toleran bien como dosis máxima 2 cucharaditas (ó 4 medias cucharaditas) al día. En niños de edades comprendidas entre 2 y 6 años no se recomienda su administración salvo distinto criterio médico. No debe administrarse a niños menores de 2 años.

Conservación

Mantenga CELESEMINE JARABE fuera del alcance y de la vista de los niños. No conservar a temperatura superior a 30ºC.

Contraindicaciones

  • lesiones dermatológicas virales o tuberculosas, especialmente en herpes simple y varicela
  • No administrar en niños menores de 2 años
  • Si Vd. está recibiendo inhibidores de la monoamino-oxidasa u otros depresores del Sistema Nervioso Central. Si Vd. presenta hipersensibilidad a cualquiera de sus componentes
  • Si Vd. padece alguna afección médica especial como insuficiencia mitral o feocromocitoma
  • Si Vd. padece infecciones sistémicas por hongos, discrasias sanguíneas, depresión de la médula ósea, afección hepática preexistente, acné rosácea, dermatitis perioral, perianal y prurito genital,

Efectos Adversos

  • insomnio, euforia, parestesias, visión borrosa, diplopía, vértigo, tinnitus, laberintitis aguda, neuritis, convulsiones
  • aumento de la diaforesis; supresión de las reacciones a pruebas cutáneas; reacciones tales como dermatitis alérgica, urticaria o edema angioneurótico
  • Aumento de peso
  • Betametasona: Las reacciones adversas a este componente de CELESEMINE son las mismas señaladas con otros corticosteroides y son dependientes de la dosis y de la duración de la terapia
  • cirugía; reducción de la tolerancia a los carbohidratos, manifestaciones de diabetes mellitus latente, aumento de las necesidades de insulina o de agentes hipoglucemiantes orales en diabéticos
  • Dexclorfeniramina maleato: Las reacciones adversas a este componente han sido las mismas que aquellas reportadas con otros antihistamínicos convencionales
  • El efecto secundario más común al maleato de dexclorfeniramina es la somnolencia de leve a moderada
  • Los efectos secundarios de los antihistamínicos sedativos, varían en incidencia y severidad
  • No obstante, la pequeña cantidad de esteroide en la combinación disminuye la probabilidad de que ocurran efectos colaterales
  • osteoporosis; fracturas vertebrales por compresión; necrosis aséptica de las cabezas femorales y humerales; fractura patológica de huesos largos; rotura de tendones
  • Otras: reacciones anafilactoides o de hipersensibilidad, así como reacciones hipotensivas o similares al shock
  • Otros posibles efectos secundarios incluyen los siguientes: Trastornos generales: urticaria, rash, shock anafiláctico, fotosensibilidad, sudoración excesiva, escalofríos, sequedad de boca
  • Sistema inmunológico: susceptibilidad aumentada a alguna infección severa y supresión de los signos y síntomas clínicos de infecciones oportunistas y de recurrencia de tuberculosis silente
  • Trastornos cardiovasculares: hipotensión, cefaleas, palpitaciones, taquicardia, extrasístoles
  • Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: deterioro de la cicatrización de heridas, atrofia cutánea, piel frágil fina; petequias y equimosis; eritema facial
  • Trastornos de la sangre: anemia hemolítica, anemia hipoplásica, trombocitopenia, agranulocitosis
  • Trastornos de líquidos y electrolitos: retención de sodio, pérdida de potasio, alcalosis hipopotasémica; retención de líquidos; insuficiencia cardíaca congestiva en pacientes susceptibles; hipertensió
  • Trastornos del metabolismo: equilibrio nitrogenado negativo por catabolismo proteico; lipomatosis, incluida la lipomatosis mediastínica y la lipomatosis epidural que pueda provocar complicaciones
  • Trastornos del sistema nervioso: convulsiones; aumento de la presión intracraneal con papiledema (pseudotumor cerebral) habitualmente después del tratamiento
  • Trastornos del sistema nervioso: sedación, mareo, alteración de la coordinación, fatiga, confusión, agitación, excitación, nerviosismo, temblor, irritabilidad
  • Trastornos endocrinos: irregularidades menstruales; desarrollo de estado cushingoide; cese del crecimiento intrauterino fetal o de la niñez; falta de respuesta corticosuprarrenal e hipofisaria secunda
  • Trastornos gastrointestinales: dolor epigástrico, anorexia, náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento
  • Trastornos gastrointestinales: úlceras pépticas con posibilidad de perforación subsiguiente y hemorragia; pancreatitis, distensión abdominal; esofagitis ulcerosa, hipo
  • Trastornos genitourinarios: polaquiuria, disuria, retención urinaria, menstruación precoz
  • Trastornos musculoesqueléticos: debilidad muscular, miopatía corticosteroide, pérdida de masa muscular; agravamiento de síntomas miasténicos en la miastenia grave
  • Trastornos oculares: cataratas subcapsulares posteriores; aumento de la presión intraocular, glaucoma; exoftalmos
  • Trastornos psiquiátricos: euforia, cambios de humor; de depresión severa a manifestaciones francamente psicóticas; alteraciones de la personalidad; hiperirritabilidad; insomnio
  • Trastornos respiratorios: espesamiento de las secreciones bronquiales, opresión en el pecho, sibilancias, obstrucción nasal

Composición

  • Ácido cítrico
  • Agua purificada
  • Benzoato de sodio
  • Betametasona
  • Cloruro sódico
  • Propilenglicol
  • Saborizante de naranja
  • Sacarosa
  • Sorbitol

Principios activos

  • Betametasona
  • Vias de administración

  • Administración oral
  • Formas de presentación

  • Jarabes
  • Enfermedades asociadas

  • Asma
  • Dermatitis atópica
  • Prurito
  • Rinitis
  • 0 Comentarios

    Anónimo
    Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

    ¡Regístrate en Todo Papás y comenta!

    ¿Te has registrado anteriormente? Ingresa con tu cuenta