Plan de recuperación tras una cesárea

Plan de recuperación tras una cesárea

Comentarios2 comentarios
Comparte
Plan de recuperación tras una cesárea

Un alumbramiento por cesárea demanda unos cuidados posteriores que no exige un parto vaginal. La recuperación por cesárea es más lenta y requerirá de más días de estancia en el hospital, por regla general de 3 a 5 días, frente a los 2 o 3 del alumbramiento normal. No olvides que se trata de una intervención quirúrgica y como tal necesitará unas atenciones especiales, que te explicamos a continuación

En el hospital

Durante el tiempo posterior al parto debes descansar en tu habitación con la compañía de tu nuevo hijo y su padre. Cuando cedan los efectos de la anestesia te sentirás un poco dolorida y probablemente aún mantengas los catéteres para la administración de sueros y medicación e incluso la sonda vesical, hasta 24 horas después de haberte efectuado la intervención. Es el tiempo que el tránsito, detenido por la anestesia, se retoma. La retirada de la sonda puede resultarte un poco desagradable. Notarás una sensación de escozor o quemazón, pero no temas porque no te dolerá.

Una vez apartada la sonda, trata de orinar. Tener la vejiga vacía ayudará a que el útero vuelva a su estado normal. En ocasiones después de la retirada de la sonda puede resultarte molesto orinar; es normal, pero consulta al personal sanitario si el dolor te impide hacerlo. Verter un vaso de agua tibia por el pubis, te facilitará la micción.

Tu útero está empezando su proceso de involución, es decir, está retomando el tamaño que tenía antes del embarazo, por lo que experimentarás pérdidas de sangre llamadas loquios, que podrán perdurar 6 semanas.

Los especialistas te animarán a que te incorpores lo antes posible efectuando cortos paseos por los pasillos. Es la mejor forma de prevenir trombosis y fomentar el regreso de la evacuación; además el movimiento favorecerá tu recuperación general. No dudes en pedir ayuda para levantarte de la cama o una silla las primeras veces. Antes de hacerlo, permanece sentada un minuto e incorpórate pausadamente, sujetándote el abdomen con ambas manos, o bien utilizando una almohada o una toalla enrollada sobre la incisión y sosteniéndola por ambos extremos mientras te incorporas o toses. Si tienes la oportunidad, mecerte en una silla puede ayudarte a deshacerte de los molestos gases y retortijones resultantes de toda cirugía abdominal.

El nacimiento por cesárea no interfiere en la producción de leche, así que podrás dar el pecho a tu hijo. Si embargo sostener al bebé en brazos puede resultarte complicado debido a que el peso del niño sobre la cicatriz puede dolerte. Intenta encontrar posturas alternativas que te permitan hacerlo. Por ejemplo, túmbate de costado y coloca al bebé junto a ti en la cama o apóyale sobre almohadas bajo tu brazo.


En casa

Tu actividad deberá ser todavía leve. Te aconsejarán reposo.

La incisión aún te molestará y tus músculos abdominales aún estarán debilitados por la cirugía, por lo que no es conveniente exigirles demasiado, lo que incluye, especialmente las 2 primeras semanas, limitar las veces que subes escaleras, evitar las labores domésticas, el ejercicio, levantar mucha carga (más pesada que tu bebé), conducir, etc.

Trata asimismo de dormir al menos una siesta al día y vigila tus posturas.


¿Qué más debo evitar?

Es recomendable que esperes al menos un mes y medio (o lo que te indique el médico) para reanudar las relaciones sexuales, para que tanto el útero como todas las capas de la pared abdominal cicatricen correctamente. Elude también la utilización de tampones y los baños, hasta que la incisión haya sanado del todo.


Acude al médico si:

- Tienes más de 38º de fiebre

- Has sufrido fuertes dolores de cabeza tras el parto y no remiten en intensidad

- Sientes dolor repentino o fuerte escozor en la zona abdominal

- La cicatriz sangra o supura

- Te escuece o sangras al orinar

- Aparecen síntomas de infección en el pecho tales como dolor, enrojecimiento o una zona caliente y endurecida en uno o ambos pechos

- Notas un área en la parte inferior de la pierna hinchada, enrojecida, dura y con dolor.

- La hemorragia vaginal es muy abundante en menos de una o dos horas y/o presenta mal olor

- Te sientes deprimida

Ejercicios para estimular la circulación

A partir del día siguiente a la intervención, es importante llevar a cabo una serie de ejercicios leves, a fin de estimular la irrigación del abdomen, lo que favorecerá la pronta recuperación de la zona y acelerará el proceso de cicatrización de la incisión.

• 24 horas después de la cesárea

Estos ejercicios pueden ser realizados en la cama, varias veces al día.

- Sentada en la cama, con las piernas extendidas, estira y flexiona las puntas de los pies. Haz 20 repeticiones.

- Tumbada en la cama, separa las piernas y haz 10 rotaciones de tobillo, hacia un lado y después hacia el otro.

- Tumbada, presiona la parte de atrás de la rodilla contra el colchón, después relaja la pierna. Repite 20 veces.

- Estirada en la cama, lleva tus rodillas hacia el pecho, deslizando los pies sobre la sábana para subir las piernas muy suavemente, de forma que se eleve ligeramente la cadera. Mantén la postura 4 segundos.


• 48 horas después

Dos días después de la intervención puedes realizar los siguientes ejercicios que te permitirán reajustar la presión interna abdominal, una parte del cuerpo que ha estado además inmóvil durante la gestación. Recuerda que estos ejercicios deben levarse a cabo con la vejiga vacía.

- Tumbada sobre la espalda, con las piernas estiradas, dobla las rodillas separándolas hasta la línea de la cadera, juntando las plantas de los pies.

- Haz respiraciones pausadas, con las manos sobre el vientre para sentir los movimientos de inspiración y espiración. No mantengas la respiración.

- Intenta meter la tripa suavemente hacia tu espalda y relaja.

- De pie, presiona los pies contra el suelo como si quisieras atravesarlo. Aprieta durante 4 segundos y repite varias veces.


Cuidados de la cicatriz

La mayoría de las mujeres se quejan de que la zona de la cicatriz les tira y les pica. Esto es normal y es debido a que los planos de la pared abdominal se reconstruyen y se recuperan a diferente ritmo y tiran unos de los otros. Además notarás insensible la piel que rodea la cicatriz durante algunos meses. Si sigues unos sencillos consejos la recuperación será más fácil:

• Sigue las recomendaciones médicas sobre el tratamiento a seguir.

• Lávate bien las manos antes de tocar la cicatriz o cambiarte la gasa.

• Mantén siempre la incisión seca. Pon especial atención al ducharte.

• Para limpiar la cicatriz emplea gasas estériles, agua y jabón. Y sécala dando golpecitos suaves con una gasa o un paño limpio.

• Evita exponer la cicatriz al sol durante al menos un año.

• Por regla general, en un periodo de 7 a 10 días deberán retirarte los puntos.


Alimentación para la recuperación

Después de una cesárea, el organismo debe no sólo recuperarse de una importante intervención quirúrgica, sino además de los nueve meses anteriores de gestación, durante los cuales ha suministrado todos los ingredientes requeridos para la formación de un bebé.

Será necesaria por tanto una alimentación muy sana, equilibrada y rica en proteínas, frutas, verduras e hidratos de carbono. Asimismo deberás beber grandes cantidades de líquido, para mantenerte hidratada y ayudar al organismo a eliminar todos los desechos derivados del alumbramiento. Es probable que, debido al cansancio acumulado, tengas más ganas de lo habitual de comer dulces. Intenta resistirte a los productos industriales y azúcares refinados y opta por dulces sanos. Elige también alimentos salados. El sodio (la sal) ayuda a reactivar el sistema intestinal, afectado por la cesárea.

Varios estudios médicos han constatado que las mujeres sometidas a un parto por cesárea tienen tendencia a sufrir anemia. Por lo que no es de extrañar que te administren suplementos vitamínicos de hierro, calcio y magnesio.


Consejos para papá

Debemos tener siempre presente que la nueva mamá ha sido sometida a una intervención quirúrgica mayor y estará debilitada y dolorida durante algún tiempo. La actividad física debe ser limitada, lo que significa que necesitará ayuda con el cuidado del bebé y las tareas del hogar.

¿Cómo puedes cooperar?

*Anímala a caminar y dar pequeños paseos desde el primer día.

*Ayúdala a posicionar al bebé para encontrar una postura con la que se sienta cómoda al darle el pecho.

*Coopera en todo lo relacionado con el cuidado del bebé: cámbiale los pañales, báñale, carga con el cochecito, etc.

*Minimiza tus obligaciones laborales, si fuera posible. Así podrás estar más tiempo junto al bebé y su mamá.

*Asume sus tareas domésticas o contratad a alguien durante un tiempo.

*Anima a tu compañera a descansar y dormir lo suficiente. Esto favorecerá la recuperación tras la cirugía.


En este video puedes ver un parto por cesárea.

2 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Discusión

Hola Isados. Puedes preguntar tus dudas en la sección de Preguntas. Allí otros padres desde su experiencia te podrán contestar a tus consultas. O bien pregunta al ginecólogo, para que el doctor responda a tus dudas de ginecología y obstetricia.
Para la mayoria de los padres primerisos, estos consejos son de gran ayuda, lo ideal en esta pagina es que podamos hacer preguntas y que sean respondidas en la menor brevedad.

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta

Búsquedas más populares