› 
 › 
Masaje perineal durante el embarazo

Masaje perineal durante el embarazo

Masaje perineal durante el embarazo
comentarios0 comentarios
comparte

El masaje perineal durante la gestación reduce las probabilidades de sufrir episiotomías y desgarros durante el parto. Aunque al principio esta técnica puede resultar difícil de aplicar, sus beneficios son grandes, ya que incrementar la elasticidad del periné, ayuda a evitar y/o minimizar la presencia de trauma durante el parto. Aprende cómo hacer los ejercicios de Kegel  y otros tipos de masajes

El trauma perineal es una de las complicaciones más frecuentes en el período expulsivo del parto, bien como desgarro perineal o por realización de episiotomía.

El porcentaje de episiotomías que se practica en la actualidad supera con creces lo recomendable. Según la OMS: “La episiotomía sistemática no está justificada en absoluto. Deberían estudiarse otros métodos de protección del periné y ser adoptados si se demuestra su validez”.

Las recomendaciones de la OMS dicen que no hay evidencia clara y demostrable de que el uso rutinario de la episiotomía tenga un efecto beneficioso sobre la mujer, y que tasas superiores al 30% no están justificadas. En España se realiza entre un 70-90%.

Una valoración correcta del periné, el uso adecuado de métodos de protección de éste durante el periodo expulsivo y su adecuada preparación durante el embarazo, deben considerarse una alternativa válida frente a la episiotomía.

Causas del trauma perineal

Algunos de los factores que influyen en la aparición de trauma perineal son susceptibles de intervención por parte de la matrona, como son:

- El tono y la elasticidad del periné, que pueden modificarse con técnicas de preparación perineal (ejercicios de Kegel, vasculación pélvica, baños de asiento, aplicación de compresas calientes, MP antenatal y durante el expulsivo).

 - La salida de la cabeza fetal de forma controlada, mediante los pujos espontáneos o naturales.

 - Las maniobras de protección perineal y el refrenamiento activo de la cabeza fetal durante el expulsivo.

 - La postura que reduzca la presión sobre el periné y la distribuya por igual (en cuclillas, sentada, en silla de parto, decúbito lateral).

 - El ejercicio y la ganancia de peso durante el embarazo.

Otros, sin embargo, no son modificables, como la edad materna, la paridad, la duración del expulsivo, la analgesia (epidural o pudenda) durante el parto, la sospecha de pérdida de bienestar fetal, el parto instrumental, la presentación y posición fetal, el peso del recién nacido, la presencia de episiotomía previa, la presencia de estrías, la distocia de hombros, la etnia, la patología materna y el peso previo al embarazo.

Masaje perineal durante el embarazo

La FAME ha publicado recientemente un documento de consenso para la iniciativa del parto normal. En él se recoge que el masaje perineal durante la gestación es efectivo para reducir el trauma perineal y las episiotomías.

La aplicación del masaje durante el tercer trimestre de gestación persigue estirar y ablandar los tejidos, incrementar la elasticidad del periné y familiarizar a la mujer con la sensación de estiramiento, permitiendo relajar más esta zona durante el parto.

Es cierto que la aplicación del masaje perineal puede ocasionar molestias durante las primeras semanas, pero éstas irán desapareciendo gradualmente. Para evitarlas se debe comenzar la técnica sin forzar los movimientos dando tiempo a que los tejidos se habitúen al masaje.

Hay mujeres a las que les cuesta aplicarse el masaje, por lo que es necesario la colaboración de la pareja en la técnica, favoreciendo así los periodos de intimidad entre ellos.

No debemos “agobiarnos” por realizar una técnica perfecta del masaje, siendo más importante la constancia en su seguimiento. La propia mujer y su pareja verán los efectos rápidamente, observando como su periné cada vez es capaz de alcanzar una mayor distensión de los tejidos con menores molestias.


El embarazoLos últimos estudios

A lo largo del año 2006, se publicaron 4 revisiones sobre la aplicación de MP antenatal, en la revista Contemporany OB/GYN y en Birth en junio, en la Clinical Advisor en mayo y en The Cochrane library. Todas ellas coincidieron en que la aplicación de MP antenatal en las 4-5 últimas semanas del embarazo reducía la probabilidad (hasta en un 15%) de trauma perineal -incluida episiotomía- en los partos vaginales, siendo mayor el beneficio si la mujer no tenía un parto vaginal previo. Otra de las conclusiones era que generalmente el masaje es bien aceptado por las mujeres.

El lubricante

El masaje se puede aplicar con distintos lubricantes, los más usuales son el aceite de rosa de mosqueta, el aceite de almendras dulces y el aceite de oliva.

Es recomendable el aceite de rosa de mosqueta en cápsulas monodosis Twist-off de 0.5ml con vitamina E natural (tocoferol) añadida (antioxidante que preserva las propiedades del aceite) por ser uno de los aceites más hidratantes que se conocen. En su composición destaca un alto porcentaje de ácidos grasos insaturados (linoleico en un 49% y linolénico en un 34%) que en el organismo actúan como precursores de las prostaglandinas, las cuales, entre otras funciones, intervienen en la regeneración celular de membranas, mecanismos de defensa y procesos fisiológicos y bioquímicos de regeneración de tejidos.

El sistema Twist-off aporta seguridad e higiene al evitar la contaminación bacteriana garantizando la ausencia total de aire, impidiendo además la pérdida de propiedades de los activos del aceite. Por otro lado, resulta de fácil manejo para la gestante.

¿Cómo se realiza el masaje?

1. Lávate bien las manos. Las uñas deben estar recortadas y limpias.

2. Vacía la vejiga de orina antes de comenzar. Familiarízate con tu periné. Puedes ayudarte en un espejo.

3. Aplícate compresas templadas o realiza el masaje después de haberte duchado.

4. Colócate cómodamente. Puedes optar por estar en cuclillas, semisentada o apoyada en la pared.

5. Si se realiza automasaje, es más fácil utilizar el pulgar. Para la pareja será el índice y/o el corazón. Lubrica los dedos con un aceite antes de empezar.

6. Cómo hacerlo:

a) Introduce los dedos en la vagina 3-4 cm, presiona hacia abajo y hacia los lados de la vagina con un movimiento de balanceo firme pero delicado, estirando la zona hasta que se sienta una leve sensación de escozor o quemazón. A continuación desliza el dedo desde la vagina hacia fuera y viceversa, manteniendo una ligera presión durante dos minutos.

b)  Coloca los dedos en la entrada de la vagina (horquilla) y realiza una presión hacia abajo durante dos minutos o hasta que te moleste. Esto te ayudará a imaginar la presión que ejercerá la cabeza del bebé.

c) Después coge esta zona entre el dedo pulgar y los opuestos, a modo de pinza, y realiza un movimiento de vaivén, de un lado a otro, para estirar el tejido de la entrada de la vagina y la piel del periné. Realiza este movimiento durante 2-3 minutos.

Para terminar, manteniendo los dedos en la misma posición, realiza estiramientos desde dentro hacia fuera abarcando la zona inferior y lateral de la vagina y piel del periné, durante 2 minutos. Esto te ayudará a relajar la zona.

En este video te mostramos cómo hacer los ejercicios de Kegel.

La frecuencia del masaje será de 3 veces por semana durante 10 minutos. Se realizará al menos 3 semanas a partir de la 34ª semana de gestación.



Redacción: Irene Juárez Pérez, matrona en el Hospital de Fuenlabrada

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • Pesario cervical en el embarazo

    Pesario cervical en el embarazo

    El pesario cervical es un instrumento, concretamente un anillo de silicona, utilizado en la prevención del parto prematuro. (masaje perineal)

  • Citomegalovirus y embarazo

    Citomegalovirus y embarazo

    El citomegalovirus es un virus bastante común cuya infección puede afectar a cualquier persona, si bien suele presentarse con mayor frecuencia en niños pequeños, especialmente aquellos que van a guarderías... (masaje perineal embarazo)

  • Embarazo adolescente

    Embarazo adolescente

    Según los análisis estadísticos, en los últimos años la tasa de embarazo adolescente en Estados Unidos ha descendido; sin embargo, sigue siendo una de las más altas de los países industrializados (masajes perineales)

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo