› 
 › 
Embarazo precoz: maternidad temprana

Embarazo precoz: maternidad temprana

Embarazo precoz: maternidad temprana
comentarios0 comentarios
comparte

Aunque la media de edad para tener el primer hijo en España se sitúa en torno a los 31 años en las mujeres, lo cierto es cada año se producen alrededor de 18.000 embarazos de menores de 19 años. La falta de educación sexual y los problemas para acceder a los anticonceptivos se sitúan como causas de este incremento. Un embarazo no deseado siempre es difícil de asimilar, sobre todo si hace poco que dejaste atrás la infancia

Aumento de embarazos adolescentes

Alrededor de 18.000 menores de 19 años se quedan embarazadas cada año en España. Esta abultada cifra no debería extrañarnos a tenor de otro dato, referente al uso de anticonceptivos, facilitado por el Ministerio de Sanidad: del 25% de adolescentes de entre 15 y 17 años que reconoce tener relaciones sexuales, sólo el 12,7% asegura que utiliza algún método anticonceptivo. La edad de inicio de las relaciones sexuales entre los jóvenes españoles se sitúa, de promedio, en torno a los 16 años para los chicos y los 17 para las chicas.

Según la ONU, unas 15 millones de adolescentes de entre 15 y 19 años de todo el mundo dan a luz cada año y más de 4,4 millones se someten a un aborto. Sólo el 17% de los adolescentes, según cifras de la ONU, que declara mantener relaciones sexuales utiliza el preservativo.

Con cifras así no es de extrañar que en los últimos años se haya registrado un aumento considerable de los embarazos en adolescentes.

Este incremento se debe, según algunos expertos, a la poca educación sexual que se imparte en colegios e institutos. De hecho, está comprobado que en países en los que se imparte educación sexual en estos centros, la tasa de embarazos en adolescentes es menor. Otra causa es la dificultad en el acceso a los anticonceptivos. "En temas de sexualidad estamos en horas bajas. En España se imparte poca educación sexual y, salvo excepciones, se hace mal. Como no existe una asignatura para tratar este tema, se está dejando un vacío en una cuestión muy importante. Son edades críticas en las que no se está cubriendo la formación necesaria. Parece que el mensaje para los jóvenes fuera que se buscaran la vida", explica Pedro Font, director del Instituto de Estudios de la Sexualidad y la Pareja.

Por eso, en los últimos años han surgido los Centros de Planificación Familiar, en los que se ayuda a los jóvenes a resolver sus dudas sobre sexualidad, anticoncepción, enfermedades venéreas, etc. También se han puesto en marcha en cada comunidad autónoma teléfonos de información sexual para resolver todas las dudas.


Enfrentarse a un embarazo no esperado

Si no estás pensando en quedarte embarazada y un día te das cuenta de que la regla se retrasa, y al hacerte el test de embarazo da positivo, lo más probable es que esta noticia te cause un profundo shock, mayor cuanto más joven seas y menos preparada te encuentres.

Tener un hijo es una gran responsabilidad y requiere mucho esfuerzo, afecto y también dinero. Enfrentarse con menos de 20 años a esta noticia es todo un reto. Si hace dos días aún jugabas con muñecas, ahora tendrás que preocuparte de comprárselas a tu hijo. El primer paso es aceptarlo y decidir qué hacer. Una vez tomada la decisión (nada fácil) viene el momento de comunicárselo a la familia y amigos. Unos pensarán que estás loca por tener un hijo tan pronto, otros te compadecerán, pero la mayoría te apoyará y ayudará en todo lo necesario. 

 “Al enterarme de que estaba embarazada, tuve una mezcla de sentimientos y durante los primeros días un torbellino de sensaciones, pensamientos… una locura vamos -explica Sarai Muñoz, que se quedó embarazada con 20 años. Al principio me parecía mentira, que no podía ser, pero cuando terminas por aceptarlo lo primero que sentí fue vértigo, ni siquiera yo había terminado de crecer y madurar e iba a tener que cuidar y enseñar a mi bebé... pero paulatinamente te vas sintiendo más segura y capaz, supongo que es instinto maternal, aunque cuando tomas la decisión de seguir adelante a tu alrededor unos dicen que es un error, que vas a destrozarte la vida, otros que eres muy valiente… no sabes qué pensar. Pero al final tomé la mejor decisión de mi vida, y no me he arrepentido un solo instante de ella”.

“En cuanto a mi familia, mi madre fue la que mejor se lo tomó, a ella le había pasado lo mismo y sus padres la obligaron a casarse, así que me apoyó desde el principio, aunque le daba pena porque decía que era muy joven, pero sabía que me apoyaba tomara la decisión que tomara. Mi padre y mis hermanas mayores lo tomaron bastante peor, para ellas yo era su hermana pequeña y creían que iba  a destrozar mi vida, pero poco a poco se hicieron a la idea y ahora son las mejores tías del mundo, y mis hermanos pequeños simplemente lo aceptaron, les pareció bien. En resumen, al principio fue un golpe muy duro para todos, pero al final lo aceptaron y me apoyaron en todo”.

Muchas jóvenes necesitan también ayuda psicológica para tomar la mejor decisión y llevarla a cabo. La Federación Española de Asociaciones Pro Vida cuenta con centros en todas las provincias españolas donde te ayudan con el embarazo por medio de información sobre la gestación y el parto, qué hacer en cada momento, dónde acudir, ayuda psicológica e incluso económica si las circunstancias lo requieren. La familia y el padre son el apoyo principal, pero no siempre se tiene con la suerte de contar con ellos. De hecho, en la mayoría de los casos de embarazos en adolescentes el futuro padre opta por desentenderse del asunto.

“En mi caso, nos cuenta Sarai, el padre sí me ha ayudado, aunque ahora ya no estamos juntos. Nos separamos cuando el niño tenía unos 8 meses pero desde entonces le pasa su pensión y sigue un régimen de visitas”.


El día a día de una madre joven

Ante un embarazo adolescente, lo más aconsejable, dicen los expertos, es buscar ayuda en el entorno familiar y procurar, sobre todo, que la adolescente no se descuelgue del mundo juvenil que le rodea. "A pesar de ser madre, la joven debe buscar tiempo para continuar con sus actividades y para poder seguir desarrollándose. Ya de por sí un embarazo adolescente genera altos niveles de estrés; por eso es necesario buscar un equilibrio e intentar acabar los estudios", señala Pedro Font.

No obstante, muchas serán las cosas que cambien en el día a día de la embarazada. Afectará a sus estudios (en muchos casos los tienen incluso que abandonar), no podrá salir de fiesta con sus amigas con la misma facilidad, en algunos casos deberá buscar un trabajo…

“Mi vida –dice Sarai- no tiene nada que ver con la que era antes de tener al niño. Desde el momento en que te quedas embarazada tu vida pasa a un segundo plano, el niño es lo primero y todo gira alrededor de él, desde que te levantas hasta que te acuestas. Te levantas más pronto para vestirle y darle de desayunar, le llevas a la guarde, te vas a trabajar (y estudiar en mi caso) y cuando llega la hora de recogerle dejas lo que estés haciendo y vas a buscarle, y cuando antes pasabas la tarde estudiando, en la universidad, con amigos… ahora la pasas jugando a peleas, pintando, pegando pegatinas… y cuando llega la hora el baño, la cena, el cuento y a dormir, entonces es cuando puedes dedicarte un poco a ti, pero estas tan cansada que ¡sólo quieres irte a dormir!”.

“Sólo trabajo por las mañanas y los fines de semana así que le llevo a la guardería a las 8:30h y le recojo a las 16:00h, y paso toda la tarde con él. Los fines de semana o se va con su padre o se queda con sus abuelos. Aunque tengo bastante ayuda de mis padres y hermanos siempre que lo necesito, la responsabilidad es mía, así que procuro no abusar de los abuelos más de lo necesario”.


Riesgos y complicaciones

El embarazo en la adolescencia se asocia con mayores tasas de morbilidad y mortalidad, tanto para la madre como para el niño.

Las adolescentes gestantes tienen un riesgo mucho mayor de morir o sufrir complicaciones médicas graves como toxemia, hipertensión inducida por el embarazo, anemia grave, parto prematuro o placenta previa.

Los hijos de madres adolescentes tienen una probabilidad de 2 a 6 veces mayor de tener bajo peso al nacer que aquellos cuyas madres tienen 20 años o más. La principal causa de esto es que la gran parte nacen prematuramente, aunque también puede producirse por el retraso en el crecimiento intrauterino (crecimiento inadecuado del feto durante el embarazo).

Además, al no haber madurado todavía, estas chicas tienen más probabilidad de mostrar comportamientos poco saludables, como fumar, beber o salir de fiesta, lo cual deja al bebé en mayor riesgo de presentar crecimiento inadecuado, infección o dependencia de sustancias químicas.

Aunque no se puede generalizar, ya que no siempre es así y también hay chicas responsables con su embarazo, a pesar de la juventud.

Como Sarai. Para ella lo más difícil es “criarlo sola, porque aunque tienes ayuda no es lo mismo que tener a tu pareja y compartir con ella los buenos y los malos momentos. Tirar sola de todo a veces se hace muy cuesta arriba, es muy duro porque hay días en que crees que ya no puedes más, pero supongo que al final… ¡de todo se sale y no hay nada tan horrible! En el fondo estar sola también me ha servido para aprender mucho de mí y de mi niño, y para demostrarme a mí misma que yo sola también era capaz de sacarle adelante”.

Sin embargo, también puede tener sus ventajas, sobre todo si se es al menos mayor de edad y se tiene una cierta madurez. “Creo que salvo la estabilidad económica y laboral que te dan los años, el resto son ventajas si eres madre joven: tienes más vitalidad, más ganas de hacer cosas con tu niño, te tiras al suelo para jugar con él… Supongo que estás más despreocupada que la gente mayor y eso te hace disfrutar más de lo que tienes, y además, cuando tengas 40 tu niño ya estará criado y seguirás siendo joven. Mi hermana dice que soy más inconsciente que la gente de 40 y que por eso no me preocupo tanto por las cosas, pero creo que en el fondo es una ventaja”. 


Dónde acudir

Asociación Española para la Salud Sexual (AESS)
Tel: 902 12 00 88

Teléfono de Información Sexual de la Junta de Andalucía
Tel: 901 40 69 69

Teléfono de Información Sexual de la Comunidad de Madrid y del Centro de Planificación Familiar de la Comunidad de Madrid
Tel: 900 70 69 69

Federación de Planificación Familiar Estatal

Federación Española de Asociaciones Pro Vida (centros de ayuda al embarazo)
Tel: 932 047111

Fundación Línea de Atención a la Mujer
Teléfono gratuito para asesorar a las mujeres ante un embarazo inesperado: 900 500 505
 


Fuentes: Pedro Font, director del Instituto de Estudios de la Sexualidad y la Pareja. Sarai Muñoz Buil.
Redacción: Irene García

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • ¿Afectan las emociones en el embarazo?

    ¿Afectan las emociones en el embarazo?

    Las emociones afectan al comportamiento humano siempre independientemente de la etapa que se encuentre de su vida, pero en el embarazo afectan mucho más de lo que se puede pensar. (todo sobre el embarazo precoz)

  • ¿Cómo saber si estás preparada para ser madre?

    ¿Cómo saber si estás preparada para ser madre?

    Si quieres ser madre o estás embarazada y te queda poco para serlo es posible que estés muy contenta por la llegada de tu bebé. (maternidad precoz)

  • Comprar libros de embarazo recomendados

    Comprar libros de embarazo recomendados

    Te acabas de enterar de que estas embarazada y ¿qué es lo primero que haces? ¡Correr a una librería a comprar libros de embarazo! Es una buena idea y una gran fuente de información, siempre que los... (maternidad temprana)

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo