› 
 › 
La ropa en el embarazo

La ropa en el embarazo

La ropa en el embarazo
comentarios0 comentarios
comparte

Olvida las viejas camisas enormes de tu marido y las mallas ajustadas. Se puede vestir bien aunque tengas una gran barriga e incluso algunas tallas más.
 
Acabas de descubrir que esperas un bebé y probablemente la última de tus preocupaciones en este momento será pensar en qué te vas a poner cuando tu vientre, ahora liso, se haya expandido hasta alcanzar volúmenes nunca imaginados. Pero conviene estar preparada e ir anticipando tu armario de embarazada.

Cuando la tripa sea grande y tus piernas estén hinchadas y doloridas por el aumento de peso y la retención de líquidos, te dará una enorme pereza salir a buscar las tiendas para comprarte la ropa adecuada para esta etapa de tu vida. Surge entonces la tentación de ponerte lo que tengas a la mano -aquí es donde entran la ropa de tu marido y las muy extensibles mallas de elásticas- y esta situación será más fuerte que tu sentido del estilo.

Lo primero es recordar que no tienes que comprar tallas enormes para dentro de dos meses, sino calcular en qué estación alcanzarás el tercer trimestre de tu embarazo, que es cuando más voluminosa será tu barriga. De esta forma, sabrás si conviene que compres abrigos o trajes de baño, un vaporoso vestido floreado o un suéter de lana.

Una regla de oro es que permanezcas fiel a tu estilo y trates de adaptar las prendas premamá a tu forma de vida. Hoy la oferta es enorme y, si en las tiendas no encuentras nada que te guste – que será una cuestión difícil, porque hay mucho de dónde elegir-, también Internet pone a tu alcance opciones casi ilimitadas.

Aunque es probable que no vayas a pisar una alfombra roja durante los próximos meses como lo hacen las estrellas del cine cuando están encinta, las caras famosas pueden ser una fuente de inspiración inagotable en lo que a ropa premamá se refiere. Echa un ojo a las apariciones públicas de estas mujeres o busca en google imágenes pasadas de alguna famosa que admires por su estilo.


Apuesta por los básicos

Sea cual sea la estación en que alcanzarás el tercer trimestre, recuerda que las embarazadas tienen habitualmente más calor. Ya sea invierno o verano, sudarás más. Esto significa que lo mejor es que elijas tejidos naturales como el algodón, el lino o la lana frente a otros sintéticos como el poliéster o el nylon.

Comencemos por lo básico: la ropa interior. Al principio podrás seguir usando la tuya sin problemas, pero según avance la gestación, tienes distintas opciones, siempre buscando la comodidad. Evita la ropa interior que te oprima y elige tejidos naturales. Puedes optar por modelos a la cadera que queden por debajo de la tripa o por las prendas ideales para embarazadas, que son más altas y recogen y sostienen la barriga, en muchos casos con un refuerzo en la zona lumbar.

En cuanto a colores, es cuestión de gustos, pero te recomendamos que te hagas con un par de cada en los colores básicos: blanco, negro y beige.

La elección del sujetador es importante en esta etapa de tu vida, ya que el pecho sufre modificaciones importantes durante el embarazo, aumenta algunas tallas y al principio del mismo puede molestarte o dolerte bastante. Por ello, elige uno adaptable que no te oprima y a la vez tenga buena sujeción. En este caso, es aconsejable que lo adquieras en una tienda especializada.

¿Invierno o verano?

Si alcanzas tu mayor volumen en época invernal, necesitarás al menos dos pares de medias premamá -negro y natural, por ejemplo-, que se adaptan al contorno de la barriga, calcetines que no opriman la pierna y al menos un abrigo, chaqueta, jersey y gabardina que se adapte a tu estado.

Añade a ello unos jeans de embarazo, con una cinturilla elástica que puede ir ampliándose según lo hace tu cuerpo; un pantalón negro y quizá otro en otro color; un par de jerséis grandes en tonos neutros que puedan combinarse bien; y un vestido o conjunto elegante que te será útil en Navidad o en caso de una cena o evento.

Si tu tercer trimestre coincide con la estación estival y tienes pensado ir a la playa, compra uno o dos trajes de baño enteros especiales para embarazo. Los cortes actuales son favorecedores y se adaptan a tu nueva silueta.

Por simple cuestión de comodidad y sujeción, no es recomendable el uso de biquinis durante la última etapa. Si lo haces asegúrate de que la parte superior sujete y recoja bien tu prominente pecho y ten precaución con la exposición solar directa en el vientre.

Tanto en invierno como en verano, una opción elegante es el denominado wrap dress, un vestido abierto que se cierra envolviendo el cuerpo y se asegura con botones o una lazada en el lateral. Es cómodo, queda bien y hay gran variedad de modelos con diferente corte de mangas y escotes.
 

¿Qué calzado es el más adecuado?

Recuerda que es muy probable que tu pie se ensanche. Invierte en calzado cómodo pero de buena calidad, usa tacones de una altura sensata y olvida los tacones altos y estilizados, las plataformas y las sandalias de tiras. Pronto descubrirás que tu equilibrio no es el mismo que hace unos meses.

Un último consejo que le vendrá bien a tu economía: pide ropa prestada a amigas, hermanas o primas que hayan estado embarazadas recientemente. Una buena idea es que anotes en una ficha quién te prestó cada prenda, para después poder devolver todo a sus propietarias.
 

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • Ropa deportiva para embarazadas

    Ropa deportiva para embarazadas

    ¿Cómo vestirse para hacer ejercicio durante el embarazo? Por sus múltiples beneficios, realizar deporte desde el inicio de la gestación, es una recomendación que nadie pone en duda. (hay trajes de baño especiales para embarazadas)

  • Cuidados tras los tratamientos estéticos

    Cuidados tras los tratamientos estéticos

    Después de ciertos tratamientos estéticos (depilación láser, infiltración de vitaminas, bótox, mesoterapia…) es necesario seguir unos cuidados específicos para evitar inflamaciones, rojeces, heridas... (google imagenes ropa embarazadas)

  • Comprar ropa premamá

    Comprar ropa premamá

    Durante los primeros meses tu ropa más ancha y holgada puede servirte sin problemas, pero en cuanto tu tripa comience a crecer y crecer, necesitarás ropa especial premamá que se ajuste al nuevo tamaño... (que mallas comprar en el embarazo)

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo