las hormigas bondadosas en Navidad

las hormigas bondadosas en Navidad

Enviado por jesusina20
Comentarios0 comentarios
Comparte

Había una vez,una Cigarra muy despreocupada y sin sentido de la responsabilidad,que suelen vivir del trabajo de los demás.Cigarrita,era una de ellas.Siempre estaba o comiendo o durmiendo .Es lo único que sabía hacer.

Un día cigarrita,posada sobre un pétalo de una flor,observó a Hormiguita,que pasaba junto a ella cargada de alimentos hasta el cogote.Se dirigía al almacén del hormiguero:

- Pero Hormiguita...¿por qué trabajas tanto con el buen día que hace hoy? ¿No sería mejor que cantases y te divirtieses un poco?- Le dijo Cigarrita.


-¡ Debería darte vergüenza vivir así,Cigarrita! A mi bien que me gustaría descansar y darme la gran vida,pero si no trabajo ahora me moriré de hambre y de frío en el invierno -contestó Hormiguita.


-¡Bah! El invierno aún está muy lejos ya hora es el momento de disfrutar de la vida.Deja de pensar en el futuro y vive el instante presente,que Dios proveerá - Respondió Cigarrita muy alegremente.


Sí,Dios provee a quien se lo merece,pero ¿qué creeis que hace con los holgazanes y vagos que solo piensan en satisfacer su egoismo? Un poco de trabajo,un poco de diversión es la receta para ser grandes personas.

Por desgracia,Cigarrita no lo entendía así.Viendo que el verano estaba en todo su esplendor,seguía entregada a la buena vida.Pasó el tienpo y ,antes de que Cigarrita se pudiese dar cuenta,hizo su aparición el otoño fresquito.Caían mansas las hojas de los árboles y, poco a poco,el lecho del bosque se fue cubriendo con un manto entre dorado y amarillento que le daba una gran belleza.

Cigarrita,ajena al aviso de la Naturaleza,siguió con su mismo estilo de vida.


Un día,de improviso,cayó una gran nevada.Todo se cubrió con el blanco ropaje y Cigarrita,sorprendida en mitad del bosque,a la interperie y sin contar con ningún refugio preparado,tuvo que empezar a vagar por el bosque,con mucho frio y hambre.

La muerte se aproximaba.¡Ah ,bien que se acordaba Cigarrita de los consejos de Hormiguita,dados meses atrás!.Ahora todo parecía perdido para ella.

-¡Quñe desgracada soy! He malgastado mi vida en frivolidades.¡ Oh, me siento desfallecer y voy a morir sin remedio! -Exclamó Cigarrita.


De repente,distinguió la extenuada Cigarrita,un hilillo de humo que salía de un agujero abierto en el viejo tronco de un árbol.¡ Era el refugio de hormiguita y su familia! Reuniendo sus últimas fuerzas,Cigarrita llamó a la puerta.Aún tenía esperanza.

Muchas hormiguitas pasaban en el bosque el invierno con toda comodidad,y en ese descansaban tranquilamente al lado de la lumbre.Al esucharr los leves golpes en la puerta,se apresuraron a abrir y descubrieron que Cigarrita,desmayada sobre la nieve necesitaba ayuda.Rápidamente la metieron dentro.Con el calor del fuego Cigarrita fue entrando poco a poco en calor.

-¡Oh! ¿donde estoy?- preguntó aún un poco atontada...

-No te preocupes,Cigarrita,estás a salvo en mi refugio- le tranquilizó Hormiguita sonriente.


Cigarrita avergonzada de su pasada conducta y muy entristecida por su situación actual,que tantas molestias causaba a las hormigas, prometió enmendarse y cambiar de vida.Entretanto ¿qué podía hacer para corresponder los cuidados de sus amigas?

-Bastará con que te encargues de hacer la comida y barrer el hormiguero de cuando en cuando- le dijo hormiguita,satisfecha del cambio de actitud de su amiga.

Cigarrita,muy emprendedora fue una estupenda colaboradora en el Hormiguero,y pasaron las mejores Navidades que en sus vidas recordaron


Y colorín colorado,este cuento se ha acabado...

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta