En cumplimiento de lo establecido en el RDL 13/2012, de 30 de marzo, Fourcats Media S.L. solicita su consentimiento para obtener datos anónimos de carácter estadístico sobre su navegación en nuestro sitio Web. Si Ud. continua navegando por el mismo entenderemos que acepta expresamente que instalemos cookies en su navegador, con las finalidades indicadas en nuestra Política de Privacidad.

La tortuga y el águila

Enviado por: jesusina20
comentarios0 comentarios
comparte
Doña tortuga siempre se lamentaba de lo lenta y torpe que era.Amiga de hacer comparaciones,añoraba la esbeltez y ligereza con que se movían las aves.No se conformaba con su suerte y llegaba a ponerse pesada

-¡Qué fastidio tener que arrastrarme por el suelo,paso a paso y con fatiga!
¡Ah, si pudiera volar,siquier apor un minuto!- decia la tortuga un día sí y otro también.

Por fin, un día de otoño,logró convencer a doña Aguila para que le diese un paseo por las alturas.
Con gran suavidad y majestuosidad,águila y tortuja se elevaron en el cielo de la tarde.La segunda no cabía en sí de gozo,al divisar allá abajo, tan lejos, la tierra y sus habitantes.

-¡Ah, qué maravilla!¡Cómo disfruto! ¡La envidia que sentirán las demás tortugas,al verme volar tan alto! Realmente, soy una tortuga única - exclamaba,con voz entrecortada de la emocioón.

Tanto se cansó doña Águila de oír sus vanidosos argumentos, que decidió soltarla.Así lo hizo y la orgullosa tortuga cayó como una piedra desde miles de metros de alturas, y se hizo pedazos contra el suelo.

Algunas tortugas que vieron caer a su vecina,exclamaron llenas de compasión:
-¡Pobrecita! ¡Con lo segura que estaba aquí abajo,en la tierra, y tuvo que irse tan alto! ¡No somos nadie!

Dura lección para quien se empeza en ir contra su naturaleja. ¿No es mejor conformarse con lo que uno es,y no envidiar a los demás?

Y colorín colorado,este cuento se ha acabado...

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo