¿Cuándo se recomienda poner pendientes a un bebé?

¿Cuándo se recomienda poner pendientes a un bebé?
comparte

Cualquier papá o mamá primerizo está deseando poner pendientes a su niña para que luzca una cara mucho más bonita, pero, sobre todo, para diferenciarlas de los niños cuando todavía son muy bebés. Es cierto que algunos padres quieren correr mucho y ponerle demasiado temprano los pendientes a su pequeña, pero es preferible esperar, al menos, a que salga del hospital para reducir el riesgo de infecciones.

Es cierto que para muchos padres y madres es un total símbolo de feminidad y belleza por lo que algunos deciden hacerlos nada más salir del centro hospitalario, pero no es lo más recomendable. Es preferible dejar pasar unos meses antes de ponerle sus primeros pendientes. Y lo cierto es que, a pesar de que no existe un momento especialmente adecuado para ponerlos, lo mejor siempre será esperar un tiempo prudencial. Pero también los padres y madres que esperan bastante tiempo a hacerlo deben tener en cuenta que la piel va aumentando su grosor a medida que la niña crece por lo que dejar que pase demasiado tiempo también puede hacer que la técnica sea algo más costosa de realizar y doler un poco más.


Entonces ¿le va a doler?


Está claro que doler va a doler, aunque normalmente muchas madres y padres que llevan a la pequeña por primera vez a que le hagan sus pendientes aseguran que lo más probable es que no sea un dolor demasiado intenso y que, probablemente, lo que más pueda asustar a la niña en el momento sea el ruido de la pistola que a veces utilizan para colocarlos. No se suele utilizar anestesia y, aunque la niña normalmente llora tras su colocación, el llanto dura muy pocos minutos.

¿Cómo se riñe a un bebé?

¿Cómo se riñe a un bebé?

Cuando un bebé es recién nacido no se le debe reñir jamás porque además de que no lo entiende está desarrollándose a pasos agigantados cada día y lo que hay que hacer es disfrutar de su presencia y de todo el amor que nos ofrece con su simple mirada.


¿Dónde los hacen? ¿Y qué tipo de pendientes hay que ponerles?


En las farmacias, aunque no en todas, los colocan siendo fundamental, por supuesto, que se cumplan unas adecuadas condiciones higiénicas y sanitarias. Lo ideal es colocar los pendientes específicos para cuando se realiza el agujero y que, además, ayudan a la técnica y favorecen que no se cierre el agujero. Por norma general, lo más recomendable es utilizar materiales que no produzcan alergia, como el oro, y formas que enganchen de manera difícil en la ropa o produzcan heridas en la oreja como las esféricas. Por lo que, recordad que, cuanto más sencillos, mucho mejor.


¿Se podrán infectar?


Como ocurre con cualquier herida siempre existe un riesgo potencial de infección. Es cierto que la infección que se puede originar es de un riesgo bastante bajo, pero para reducirlo al máximo posible lo más conveniente sería realizar la técnica bajo unas condiciones higiénicas adecuadas, y también por un profesional sanitario.


¿Cuándo podría cambiarle los pendientes por otros?


Por norma general, lo ideal es mantener los primeros pendientes, como mínimo, entre diez o quince días. Una vez pasados estos primeros días en los que, además, no se debe ir poniendo y quitando otros pendientes, sino solamente girarlos de forma regular, ya se podrán cambiar por otros, aunque hay que procurar cumplir con las premisas de los primeros, es decir, utilizando materiales no alergénicos, que sean redondeados, algo pequeños y que tampoco tengan la posibilidad de engancharse a la ropa o lastimar la piel.


Pero ¿es recomendable utilizarlos?


Las opiniones al respecto son bastante controversiales, y suelen estar bastante divididas ya que algunas personas consideran que está bien colocarle los pendientes a temprana edad, pero otros lo descartan por completo. En algunas culturas, por ejemplo, se espera a que la niña sea ya mayor de edad y ella misma decida por sí misma si quiere perforarse o no las orejas. No obstante, habría que tener en cuenta que en Latinoamérica y en España se trata de una tradición lo de perforar las orejas de las niñas a temprana edad.


Y, de hecho, generalmente se suele optar por realizarles, como decíamos anteriormente, la perforación con unas horas de nacida o pocos días de nacida y que, normalmente, lo hacen así tal y como afirma la gran mayoría porque se les evita el dolor cuando sean más mayores (y, por supuesto, más conscientes del dolor). Además, hay que tener en cuenta que cuando el bebé es recién nacido, el cartílago es mucho más fino. Esto hace que sea mucho más fácil y también menos doloroso perforar la oreja para la colocación de pendientes. 


Fuentes:

Primeros pendientes https://ponerpendientesbebemadrid.com/?gclid=Cj0KCQiAh9njBRCYARIsALJhQkEYMgCg29LtoTf8OLb73viimS82JhzFk9c5VJUJX01hgYZIpfU7-voaAgZ4EALw_wcB

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar