¿Cuándo hay que quitar el chupete?

¿Cuándo hay que quitar el chupete?
comparte

El chupete puede resultar muy útil en los primeros meses de vida del bebé para ayudarle a calmarse y dormir, sin embargo, no se debe seguir usando más allá de los 2 años, puesto que puede causar problemas de desarrollo en la boca que afecten a su lenguaje o su dentición.

Si le das el pecho a tu recién nacido, no se debe ofrecer el chupete hasta que la lactancia materna se haya establecido correctamente, en torno a las 3 semanas de vida. Una vez pasado este plazo, la mayoría de los padres ofrece el chupete a su bebé ya que viene muy bien para tranquilizarlo y ayudarlo a dormirse solo. A algunos bebés les cuesta cogerlo o incluso lo rechazan siempre; otros lo cogen con gran alegría; y otros tardan en aceptarlo, pero luego no hay manera de quitárselo.


Si tu hijo sí ha estado usando chupete, debes saber que estos son algunos de los beneficios que este producto ofrece a tu pequeño:


- Reduce el riesgo de muerte súbita. Según un estudio realizado por la American Academy of Pediatrics, el chupete estimula el desarrollo de los caminos neuronales que controlan la potencia de las vías respiratorias superiores, pudiendo reducir hasta un 90% el riesgo de muerte súbita en los bebés. Además, ayuda al niño a permanecer boca arriba tumbado.

Cómo quitarle el chupete

Cómo quitarle el chupete

El reflejo de succión que tienen todos los bebés al nacer les ayuda instintivamente a alimentarse cuando se les ofrece el pecho o el biberón. El chupete satisface esa necesidad innata de los recién nacidos de succionar. Tiene por lo tanto un efecto estimulante que además permite al lactante calmarse tras la comida, consolarse cuando llora y tranquilizarse facilitando el sueño.


- Ayuda a calmar al bebé. La succión calma y tranquiliza al bebé y, como no puedes pasarte el día con el pequeño enganchado al pecho, el chupete le proporciona ese movimiento que le aporta tranquilidad y seguridad.


- Ayuda al niño a dormir. El chupete aporta seguridad y tranquilidad al pequeño también por la noche, ayudándole a conciliar el sueño y a dormirse solo si se despierta en medio de la noche. Solo tiene que buscar su chupete y ponérselo de nuevo.


No obstante, todos los expertos coinciden en que, a pesar de estos beneficios, no debe usarse el chupete más allá de los 18 meses o 2 años, ya que a partir de esa edad puede causar una serie de problemas al bebé:


1- Menor crecimiento maxilar: chuparse el dedo o seguir usando chupete pasados los 2 años puede causar compresiones del maxilar, deformaciones en el paladar, maloclusiones dentarias permanentes y protrusión de los dientes anteriores.


2- Otitis media aguda: la succión frecuente aumenta la producción de saliva, importante medio de transmisión de microorganismos al oído, por lo que puede causar más infecciones respiratorias y otitis.


3- Candidiasis oral persistente: esta infección está causada por un hongo del grupo cándida que puede contraerse, entre otros motivos, al llevarse a la boca objetos contaminados como el chupete.


4- Mal aprendizaje del habla: los cambios en la cavidad oral provocados por el uso prolongado del chupete pueden hacer que el niño pronuncie peor algunos fonemas.


¿Cómo quitárselo?


- Explícale que ya es mayor y debe dejar de usar chupete, igual que mamá y papá no lo usan.


- Si lo necesita para dormir, intenta sustituirlo por un objeto de apego como un peluche o una mantita que le aporte la seguridad que le daba el chupete. Una vez dormido, puede quitárselo suavemente para que se vaya acostumbrando a no tenerlo todo el rato.


- Antes de quitárselo del todo, ve reduciendo su uso. Cuando lo pida de día, distráele con otra cosa o dale un juguete para que se vaya acostumbrando a usarlo menos.


- Elógiale cada vez que no lo pida o lo use para que se sienta bien con su logro.


- Hazle un pequeño agujero o cósele con un par de puntadas en la tetina. La sensación áspera al chuparlo le desagradará y ya no querrá usarlo.


- Durante el día, tenlo escondido para que no se acuerde de él.


- Lo más complicado suele ser quitarlo para dormir, por eso algunos padres optan por decirle al niño que se lo ha llevado Papá Noel o un hada y que ya no lo tiene. Lo normal es que llore la primera noche y luego ya se le olvide, pero si lo pasa muy mal y no duerme o llora desconsoladamente, puedes hacer la transición gradualmente. Empieza por quitarlo al menos de día.


- Ten calma y paciencia, el momento llegará, ningún adulto sigue usando chupete. No te obsesiones con el tema.


- No te pongas nervioso ni le regañes por seguir usándolo, eso le hará sentirse mal y tener más ganas de usarlo. En lugar de eso, dale un pequeño premio o recompensa cada vez que lo deje él solo en la mesilla o que no lo pida para dormir.


- Muchos niños dejan del todo el chupete, también para dormir, cuando empiezan el colegio y ven que sus amigos ya no lo usan. Por lo tanto, ten paciencia y ve reduciendo gradualmente su uso, que seguro que lo deja más pronto que tarde.


Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "Chupete", https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/chupete

Foto: Freepik.com

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×